Inicio El Pais Verbano suspende a sus operarios

Verbano suspende a sus operarios

LA FABRICA DE PORCELANA PERMANECERA CERRADA POR UN MES

La firma Verbano que produce una de las vajillas de porcelana italiana más reconocidas en el país y en el mundo, hace 14 meses viene atravesando una situación difícil como consecuencia de la caída del mercado interno. La planta, cuyos inversores son portugueses, tiene capacidad para fabricar 12 mil platos diarios y por su ecuación productiva de escalas, reducir los lotes implicaría un encarecimiento significativo de la mercadería. Sin embargo, desde hace varios meses, no supera las 1.500 unidades vendidas.
Al achicamiento del mercado se le suma el encarecimiento de los costos fijos donde los servicios cobran especial protagonismo. «De gas, la empresa paga un millón doscientos mil pesos y de luz 450 mil que hoy es muy significativo», explicó José Aguirre, secretario general de ceramistas. Esta situación obligó a la empresa a tomar medidas para mitigar la crisis y con el acuerdo del gremio dispuso la suspensión por un mes de sus 108 trabajadores: «si no se hace esto, el costo será mucho más caro para los trabajadores», señaló Aguirre.

Predisposición.
Desde el sindicato destacaron la buena predisposición del grupo Faiart que administra la empresa desde 1995 cuando se hicieron cargo de la firma luego de haber estado cerrada durante tres años: «Tranquilamente podrían haber cerrado. Sin embargo, los dueños están preocupados por sostener el empleo. Cuando nos convocaron pensamos lo peor y terminamos acordando el cierre durante 30 días para que la empresa, durante ese período, venda la mercadería que tiene en stock».
Confían en que, con las ventas y el ahorro en el pago de los servicios y del 45% de los sueldos, puedan recaudar unos 13 millones de pesos para afrontar las obligaciones con proveedores y compra de materias primas para seguir sorteando la crisis y evitar el cierre.

Incertidumbre.
El otro aspecto que alimenta la incertidumbre es la falta de créditos y las altas tasas que impiden que una firma sólida cómo Verbano pueda recurrir a una herramienta tan fundamental como la financiación. A su vez, desde el Sindicato de Ceramistas le reclamaron a la provincia la posibilidad de competir en las licitaciones: «Jamás, en 20 años, el gobierno de Santa Fe nos compró un solo plato. Toda la vajilla se la compran a importadores de China», afirmó José Aguirre.
La fábrica de productos cosméticos Tsu anunció el cierre de la planta de producción que operaba en la localidad bonaerense de Villa Lynch, tras presentarse a un concurso preventivo de acreedores. «Tsu Cosméticos», propiedad del ex presidente del Comité de Regularización de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) Armando Pérez, atraviesa una dura crisis por la fuerte caída de la demanda y está en concurso preventivo, según trascendió.
Desde 1975 esta firma comercializa productos de elaboración propia y ofrece una amplia variedad de cosméticos a través del servicio de venta directa, con una amplia red de revendedoras que cubre el territorio nacional. Si bien llegó a tener un potencial de 4 millones de clientes, la empresa no está pudiendo sortear la crisis económica actual, por lo que decidió cerrar una de sus plantas, donde trabajaban 150 personas.

Deuda.
En Tsu Cosméticos trabajaban más de 1.000 personas distribuidas en casi 50 áreas hasta fines de noviembre de 2018, cuando comenzaron las cesantías en la planta del partido de San Martín, donde se elaboraban semisólidos y perfumes, los que ahora son tercerizados. La empresa está bajo la conducción del hijo de Pérez, Sergio Pérez, y su razón social es Dybelcorp.
Los telegramas de despidos que comenzaron a llegar en noviembre señalaban que «resulta de público conocimiento que los últimos años la empresa vio afectada severamente su solvencia financiera, lo cual posteriormente derivó en la apertura de un proceso concursal». La situación era compleja y los primeros días de febrero, los operarios hicieron una protesta para reclamar que les adeudaban sueldos, el aguinaldo y el bono de fin de año. Como respuesta, la empresa ofreció pagar el salario adeudado del mes anterior en tres cuotas, pero luego, aclaró que no tenía como hacer frente a esa deuda. (Lapolíticaonline.com /NA)