Inicio El Pais Vidal trabaja en la campaña

Vidal trabaja en la campaña

KICILLOF Y MAGARIO PREPARAN ESTRATEGIA ELECTORAL

La resolución de la ex presidenta de correrse de la cabeza de la fórmula para dejar ese lugar a Alberto Fernández dio nuevo impulso a la postulación de Kicillof. Cristina Kirchner es la figura más taquillera en la provincia, especialmente en los populosos segundo y tercer cordón del Conurbano. Los intendentes tienen medido que en los distritos más identificados con el peronismo llega al 50 por ciento de intención de voto, en otros ronda el treinta y pico: en promedio da un poco más del 40 por ciento. Por eso, cualquier dirigente que no le restara votos podía acompañarla como candidato a gobernador con buenas posibilidades de triunfo.
Kicillof había recibido a mediados del año pasado la sugerencia de Cristina Kirchner de mudar su domicilio a la provincia, dada las pocas perspectivas electorales para el kirchnerismo en la esquiva Capital Federal. El ex ministro puso manos a la obra con entusiasmo y encontró buen eco. Durante el verano varias veces aparecieron videos en los que se veía la repercusión que generaba en cada localidad en la que llegaba en su campaña onda gasolera.
Además de esta popularidad, rara para un ex ministro de Economía, Kicillof muestra en los sondeos que es el candidato que más retiene el voto de Cristina Kirchner, un dato fundamental. Por eso, al no ser ella la principal candidata, los intendentes se veían venir la noticia.
Además de saludar al binomio, el presidente del PJ Bonaerense, Fernando Gray, se puso en la tarea de organizar un encuentro de Kicillof con los intendentes para comenzar a bosquejar lo que será la campaña, que imaginan será voto a voto. También convocará a la CAP creada días atrás, que prepara una estrategia para recuperar los distritos en manos de Cambiemos, en especial las grandes ciudades.

Espinoza.
El anuncio de que Verónica Magario acompañará a Axel Kicillof en la boleta bonaerense tuvo una repercusión inmediata en el escenario electoral de La Matanza. Con la intendenta fuera de juego, todos esperan una señal de Fernando Espinoza para ver si querrá volver a tomar las riendas del municipio.
Fuentes cercanas al diputado aseguraron que se siente muy cómodo en el Congreso y que le gustaría presidir la Cámara. El problema lo tiene a nivel local, donde evalúa instalar como candidata a la diputada provincial María Laura Ramírez, pero sabe que no contaría con el apoyo de todos los sectores.
La candidatura de Ramírez -una diputada que responde de modo directo a Espiniza- no cosecha un apoyo mayoritario en el peronismo. «Los gremios y varios sectores en la interna local ya advierten que no la van a apoyar. Con Fernando no les queda otra porque es el conductor, pero a ella no la aceptan», explicaron desde una rama del oficialismo matancero. En rigor, ya admiten que intentarán abrir una interna para instalar al senador Daniel Barrera.
En La Matanza admiten que «el escenario más probable es que termine siendo el candidato a intendente, porque quiere conservar el municipio y su candidatura es la única garantía para la unidad».

Vidal.
El martes, ni bien se conoció la fórmula de Kicillof con la matancera Verónica Magario, en el comando de campaña de Vidal comenzaron a esbozar la estrategia de campaña.
Si bien reconocen que Kicillof es «un buen candidato» y dentro de la oferta opositora era el que mejor medía en la Provincia ven una cierta ventaja porque finalmente no se abrió la fórmula a alguien de otro espacio.
«Es kirchnerismo puro, no hubo ninguna apertura como lo que se planteó con Alberto Fernández, son los mismos de siempre», dijo un dirigente cercano a la gobernadora. En ese sentido, esbozó que la candidatura de Kicillof ayudará a desarrollar la campaña de polarización que busca Cambiemos. «El eje será: nosotros o La Cámpora», resumen cerca de Vidal.
(Pagina12.com / Lapoliticaonline.com)