Volvió a aumentar el transporte

EL 20% DE LOS ARGENTINOS YA CAMBIO LA FORMA DE IR AL TRABAJO

El transporte público de pasajeros volvió a aumentar ayer en Capital Federal y Gran Buenos Aires, en lo que será el último incremento programado por el Gobierno para este año, por lo que habrá subas de un peso para el pasaje más barato de colectivo y de entre 50 y 75 centavos para los trenes.
El boleto de colectivo mínimo pasará a costar 13 pesos, mientras que en el caso del tren la suba dependerá de la línea, pero será de entre 50 y 75 centavos.
Por otra parte, seguirán vigentes los beneficios de la Red SUBE, que plantea un descuento para los pasajeros que se toman más de un medio de transporte, así como también los programas de viaje frecuente y la tarifa social.
Este es el último tramo de aumentos anunciados para el 2018 por el Ejecutivo nacional, aunque también podría haber una actualización en el precio del subte para noviembre.
El viaje mínimo (hasta tres kilómetros) en colectivo pasará a costar 13 pesos, por lo que desde enero pasado, cuando salía 6 pesos, lleva un acumulado de un 117 por ciento. Los tramos que van desde los tres hasta los seis kilómetros saldrá 14,25 pesos; entre seis y doce kilómetros, 15 pesos; entre los 12 y los 27 kilómetros costará 15,75 pesos.
El pasaje más caro en los micros urbanos tendrá un valor de $16,50 y será para trayectos de 27 kilómetros o más.
En el caso del tren, la tarifa mínima de las líneas Mitre, San Martín y Sarmiento pasará de $8,25 a $8,75, al tiempo que el Roca y el Belgrano Sur valdrán $5,50. El Belgrano Norte costará 4,75 pesos, el Urquiza, 5,75 y el Tren de la Costa saldrá $15 para los residentes y $30 para los extranjeros.
En tanto, el Subte cuesta desde agosto pasado 12,50 pesos hasta 20 viajes (posterior a estos pasajes hay una reducción en la tarifa), mientras que el Premetro sale 4 pesos. Sin embargo, la empresa Subterráneos de Buenos Aires S.E. (Sbase), propuso subir $1 por mes el precio de los viajes a partir de noviembre, hasta llegar a los $16,50, pero aún no se confirmó la medida, en tanto, en el Premetro la idea es aumentar 0,50 pesos hasta llegar a los $6.

Ajuste.
El impacto de los aumentos en las tarifas del transporte público ya hace mella en la forma de viajar de los argentinos. Elegir comodidad o rapidez para llegar al trabajo dejó de ser una opción para 2 de cada 10 consultados, quienes señalan que modificaron sus hábitos ante el incremento de precios.
El transporte público constituye una herramienta necesaria para los ciudadanos a la hora de movilizarse de la casa al trabajo y viceversa. En muchos casos, se trata de la única forma de poder llegar a cumplir con la rutina laboral. Pero cuando la suba del boleto impacta en el salario, los hábitos pueden sufrir cambios.
Según un estudio privado realizado por Adecco Argentina, el 20% de los argentinos aseguró que producto del cuadro tarifarios implementado por el Gobierno en el último tiempo, se vieron obligados a modificar la forma de viajar. Las subas reiteradas en el boleto provocó un aumento en el gasto diario de los ciudadanos y consecuentemente hizo mella en la capacidad de ahorro.
En ese sentido, el 31% informó que destina aproximadamente el 5% de su salario en viajes, mientras que un 24% gasta el 10%, seguido por el 18% que gasta el 20% y un 11% que gasta el 25% o más.
El informe señala que cerca del 60% de los argentinos optan por el colectivo como medio de transporte, en tanto que el 30% lo hace en auto, el 19% elige el subte mientras que el 15% va caminando, el 8% opta por ir en bicicleta y otro 8% en moto.
Cuando se les preguntó a qué tipo de transporte optaron por cambiar por la suba en las tarifas, más del 50% eligió opciones que no conllevan ningún costo: el 27% eligió caminar y el 24% la bicicleta. Además, el 21% eligió el colectivo, el 10% el tren y el 2% el subte.
Cabe señalar que el 31% de los encuestados sostuvo que de su casa al trabajo tiene un viaje de 30 a 45 minutos, el 22% de 10 a 15 minutos, el 20% entre 1 hora y 1 hora y media, el 19% de 15 a 20 minutos y sólo el 8% más de 1 hora y media.
Otro de los aspectos consultados a más de 1.200 encuestados en todo el país, fue sobre el aporte que realizan las empresas. “Algunas empresas brindan beneficios con respecto al transporte. Al preguntarles sobre este tema, el 14% de los encuestados sostuvo que cuentan con estacionamiento para su vehículo, un 9% tiene bonos adicionales por viáticos y sólo al 3% les brindan servicio de combi o micro”, señalaron en un comunicado.
El impacto de la inflación en el costo de vida y entre ello la subas en transporte, hizo caer el rendimiento del salario, el cual no acompañó a los aumentos de precios. Producto de ello, los recortes inevitablemente llegaron a la vida diaria y el gasto en transporte no fue la excepción.
(NA y Ambito.com)