YPF busca reactivar pozos

YACIMIENTOS CONVENCIONALES DE 50, 70 Y 90 AÑOS

La petrolera estatal pondrá en marcha tres proyectos piloto con nuevas técnicas de recuperación terciaria con polímeros para sus yacimientos convencionales maduros y en declino de producción.
La iniciativa para reactivar los pozos permitirá analizar el comportamiento de los yacimientos en tres cuencas distintas -Neuquina, del Golfo San Jorge y Cuyana- ante la inyección de polímeros para incrementar sus factores de producción, dijo el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez. Precisó que los tres programas piloto se llevarán adelante en áreas que la petrolera estatal opera en las provincias de Chubut, Neuquén y Mendoza.
La decisión forma parte del plan quinquenal presentado en 2017, en el que se mencionó como recursos para el incremento de producción de hidrocarburos al desarrollo de las áreas no convencionales de Vaca Muerta, pero a la vez el rejuvenecimiento de los yacimientos maduros. “Argentina tiene un tema que atender de sus yacimientos convencionales maduros en declinación, pero que tienen una capacidad de mejora”, explicó Gutiérrez en alusión al problema que atraviesa a toda la industria petrolera y que explica el declinado productivo hasta la aparición de Vaca Muerta.
“Los yacimientos convencionales en declino son muy maduros con más de 50, 70 y 90 años de operación y de ellos se extrae gran cantidad de agua, en algunos casos mas del 90%, por lo tanto hay que aplicar nuevas técnicas”, apuntó.

Costos.
Las técnicas de recuperación de hidrocarburos tienen sus costos de acuerdo a la complejidad, por lo cual la recuperación primaria se logra por el control natural de las presiones, la secundaria con la inyección de agua a presión y la terciaria con la utilización de distintos tipos de productos. En los últimos tiempos, YPF trabaja en la utilización de polímeros, aunque la industria en todo el mundo también hace recuperación terciaria con gas, dióxido de carbono nitrógeno, productos químicos, reactivos alcalinos y hasta técnicas microbianas, indicó Gutiérrez.
Los recursos que requiere y las técnicas más complejas de aplicación elevan los costos de la producción terciaria y suelen justificarse en momentos en que el precio del barril internacional del crudo asegura un mínimo de rentabilidad.
“Ya estamos aplicando la secundaria en casi todo el país y ahora vamos a hacer una cantidad de pilotos en terciarios con polímeros”, adelantó el ejecutivo de YPF al señalar que los equipos técnicos eligieron tres locaciones para los programas pilotos.
Se trata de pozos operados por YPF “en Chubut, Neuquén y Mendoza y si los pilotos dan buenos resultados en esta forma industrial de aplicar polímeros, se va a extender a muchos lugares”, apuntó.

Riesgos.
Hay una serie de condiciones que no todos los pozos cumplen y hay que asegurase de que no sean un riesgo, por lo cual hay que asegurarse que todos los pozos, independientemente de la configuración que tengan, estén aptos para inyectar, explicaron voceros de la petrolera estatal.
En la industria se calcula que a nivel global el 35% en promedio del petróleo original es elaborado en las etapas de producción primaria y secundaria, lo que refleja el potencial del remanente que queda atrapado en yacimientos maduros y que parcialmente podría ser producto de recuperación terciaria.
YPF ya había planteado “lograr la revitalización de los yacimientos maduros a través de una mayor inversión, incorporación de nuevas tecnologías y mejoras en los sistemas de gestión, estrategia que contempla aumentar la inversión en recuperación secundaria y terciaria”. (Télam)