La genética se va a la China

BOVINOS: EL MERCADO DE EMBRIONES MOVILIZA MIL MILLONES DE PESOS AL AÑO.

Según estimaciones del último Foro de Genética Bovina, en La Pampa hay 1,12 millones de vacas de carne y casi 80.000 de leche que pasan por el proceso de la inseminación artificial e implante de embriones.
Juan José Reyes *
Hay 78 establecimientos agropecuarios locales (cabañas) que pueden darse el lujo de poder gastar (invertir) genética de altísima calidad en los distintos predios feriales de la provincia o del país, que cada vez son mejores. Además, tenemos uno de los 11 centros más importantes de exportación de genética regional (Cabañas Curacó).
El propósito fundamental de esta práctica es pasar a formar parte del brillante negocio de la genética bovina, que mueve más de mil millones de pesos al año, contribuyendo con un agregado de valor clave en el rodeo regional.
En declaraciones recientes, el actual ministro de la Producción de nuestra provincia Ricardo Moralejo destacó “que la instrumentación del Plan Ganadero Provincial permitió lograr un altísimo nivel genético del rodeo de bovinos, dado que se descartaron una gran cantidad de toros y su reemplazo y renovación, con financiamiento de líneas de créditos a tasa subsidiadas a través del Banco de La Pampa”.
La raza que prevalece en el rodeo local es en primer lugar la Aberdeen Angus, en segundo lugar la raza Hereford mientras que otras razas se encuentran en una posición minoritaria. En tanto, el número de cabañas de bovinos pasó de 39 establecimientos en 2005 a 78 cabañas registradas en 2018, permitiendo incrementar la oferta de toros superiores y en consecuencia el mérito genético del rodeo provincial.

Curacó.
La cabaña pampeana Curacó, ubicada en General Acha, es uno de los cinco laboratorios habilitados en el país (Centro Genético Curacó) para exportar genética bovina a China y otros países del mundo. No hace mucho, se realizaron los primeros envíos de embriones y semen al gigante asiático. Sucede que China quiere insertar la raza Angus y desarrollarla en su propia geografía si bien ellos tienen animales de esta raza, pero es de muy mala calidad.
Los especialistas aseguran que la exportación de genética bovina es un negocio con mayor valor agregado que la venta de carne. En el acuerdo arribado se estableció que los centros de genética comercializarán el semen y los embriones que obtienen de ejemplares seleccionados a través de cruzas y selecciones, para obtener características específicas de adaptación a los diferentes ambientes y productividad tanto de carne como de leche.
Según los principales genetistas de la Facultad de Veterinaria de General Pico la Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF) sigue ganando adeptos entre los productores ganaderos de la provincia. Es un procedimiento seguro, de nulo estrés para la hacienda y que promete excelentes resultados para los criadores, que se entregan al avance tecnológico y sólo les queda la tarea de monitorear el desarrollo de la preñez.

El proceso.
Diez días es el lapso total que dura el proceso de inseminación a tiempo fijo. Primero se colocan hormonas con un dispositivo intravaginal que apura el celo. En el décimo, se insemina.
Atrás quedaron los tiempos en los que había que esperar el celo de la vaca o las ganas del toro de servirla. Incluso la inseminación con detección de celo va dejando cada vez más espacio a la IATF, que en el caso de hacerse con pajuelas de toros probados y con excelente trazabilidad asegura además una mejora genética progresiva y de gran impacto para los rodeos.
Debido al uso generalizado de las pajuelas y al costo de implementación de la tecnología con nivel restringido de producción, La Pampa tiene una excelente carne, reconocida y requerida desde los lugares más distantes del mundo, no es sólo por sus praderas o su tierra.
Según el Foro de Genética Bovina, en el país se insemina el 8% de las vacas de carne (en La Pampa más de 1.200.000 cabezas y unos 23 millones en todo el país) y cerca de 30% de las lecheras (unas 80.000 en La Pampa y que son 4,2 millones en el país). En total se movilizan 1,3 millones de dosis de semen al año.

Maracó Chico.
La Estancia Maracó Chico, centro por excelencia de la genética local, está ubicada en el caldenar pampeano, en el sudoeste provincial a 30 Km de Acha sobre la ruta provincial Nº 11 en una superficie de 7.500 hectáreas. Allí se lleva adelante un proyecto ganadero que involucra los tres eslabones estratégicos de la cadena productiva: la Cabaña (producción y venta de reproductores): el Centro Genético (producción y venta de semen y embriones) y el Ciclo completo (cría, invernada y gordos para faena).
La inseminación artificial es una importante herramienta para la mejora genética. Es un esfuerzo a largo plazo que ha producido resultados permanentes en el campo provincial.
Tanto para veterinarios como genetistas la inseminación permite el uso de espermas provenientes de reproductores de alta calidad genética en una gran cantidad de vientres, y por ende, la producción de miles de crías de un mismo toro, además del control de las enfermedades venéreas. La conservación de semen en forma indefinida, posibilita su transporte y la obtención de descendencia de grandes reproductores.
La utilización de embriones, junto a la inseminación artificial, en los programas de mejora genética es una práctica que ha venido difundiéndose en forma creciente en los últimos 25 años. Casi con seguridad 2019, será la época ganadera por excelencia y estas enormes inversiones en genética bovina de los cabañeros pampeanos mostrará resultados impactantes en un futuro no muy lejano.

De las mejores del país
Estas 78 cabañas se presentan y compiten en los mejores remates y en las exigentes exposiciones ganaderas del país y en ellas además, se han desarrollados centros de inseminación y transferencia embrionaria en la provincia que contribuyen al mejoramiento genético del rodeo bovino. Justo es reconocer que todo este logro es el resultado del trabajo conjunto entre la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), el Colegio Veterinario, el INTA, el SENASA, siete centros privados de genética y el gobierno provincial.
Desde inicios de año se aprecia en los distintos remates rurales que la mejora genética en los rodeos sigue constituyendo uno de los pilares básicos de la producción animal actual, que hasta productores extranjeros vienen a adquirirla. La misma consiste en identificar rodeos con alto mérito genético para ser usados como padres de la siguiente generación, eje fundamental de la extensión de la progenie. Los precios pagados aquí son cada día más relevantes y los reproductores vendidos tienen precios y excelente calidad de terminación de los animales.
Este año, ya finalizada la fase de retención de vientres, muchos de los animales concebidos bajo la genética pampeana ya habitan varias provincias e inclusive del extranjero (Uruguay, Paraguay y Chile).

* Economista