Las inundaciones complican otra vez al norte pampeano

EL JUEVES CAYERON 130 MILIMETROS EN PARERA Y 150 EN INGENIERO LUIGGI

Nuevamente el sector agropecuario se ve castigado por las inclemencias climáticas en La Pampa. Paradójicamente en un extremo de la provincia los montes de caldén arden producto de las tormentas eléctricas; mientras que en el otro las lluvias no cesan y los sembradíos de maíz, soja, girasol y las pasturas de verano peligran ante el avance del agua. Como si fuese poco, teniendo en cuenta los últimos partes del Servicio Meteorológico Nacional, las tormentas y precipitaciones continuarán durante los próximos días.
Lamentablemente el SMN no se equivocó y el alerta emitido para el jueves por la tarde-noche se cumplió y a causa de ello varias localidades del Norte provincial sufrieron las consecuencias de una enorme cantidad de agua caída en un corto lapso de tiempo, una situación de desborda cualquier tipo de previsión y estructuras de desagües.
Pero las precipitaciones no sólo llevan preocupación a los jefes comunales que ven como se anegan las arterias de sus localidades, sino también a los vecinos y sobre todo a aquellos que dedican su vida a la producción agrícola ganadera, y que observan con desesperación el imparable avance de los afluentes.

Lluvias abundantes.
“Estoy preocupadísimo”, contó un desanimado productor agropecuario de Embajador Martini ayer en un escueto diálogo con LA ARENA del Campo, luego de que el pluviómetro de su establecimiento rebalsara ante los 145 milímetros que dejó la tormenta del jueves a la noche. En ese momento el hombre intentaba retirar cerca de 60 mil kilos de trigo que almacena en un galpón, al cual ya lo vio colapsar ante la inundación del 2017. La misma persona aseguró además que, entre el mes de octubre y la lluvia del jueves, contabilizó alrededor de 1.000 milímetros; más de la media anual promedio.
Algo que complica aún más el panorama y que recuerda a la anterior inundación es la circulación por pendiente natural que lleva el agua de la lluvia caída en pueblos ubicados hacia el Oeste; como Ingeniero Luiggi y Parera, donde se registraron 150 y 130 milímetros respectivamente.
Al Este, en Alta Italia e Intendente Alvear -donde la Policía de La Pampa totalizó 140 y 136 milímetros- también se vieron caminos anegados y campos con grandes cantidades de agua. El panorama comienza a ser alarmante para todos por igual, más aún al revisar los pronósticos del SMN que anuncian una seguidilla de tormentas para los días venideros. El resultado final queda evidenciado en los caminos vecinales anegados, en los ingresos a los campos que impiden justamente la entrada de los vehículos y en los lotes sin piso donde quedaron varadas un sinfín de implementos agrícolas.

En Intendente Alvear postergaron Festival de Doma y Folclore
Dos familias evacuadas, agua aún ocupando la vía pública y la postergación del tradicional Festival de Doma y Folklore son el saldo provisorio de una nueva calamidad climática sufrida en la madrugada del viernes por Intendente Alvear.
Al saldo se suma una creciente preocupación por la acumulación de agua que presentan los alrededores de la localidad, con imágenes y problemas que retrotraen a las inundaciones cercanas de los últimos dos años.
Anoche, con todo el potencial de la localidad y la colaboración del vecino municipio de Larroudé, que prestó una bomba, se evacuaba el líquido que quedó “de cordón a cordón” en al menos unas diez cuadras”, sintetizó el intendente Francisco Traverso que al detallar la situación evaluó que “el punto es la gran cantidad de agua que cayó, la marca fue de 140 milímetros en unas tres horas”.
El jefe comunal, que habló desde la zona más afectada mientras seguía los trabajos de bombeo, relató que “tenemos todo un largo canal que va juntando el agua, funcionó bien pero hay varios cruces que no han dado abasto y eso hizo que se estanque en algunas calles. Ahora la prioridad es sacarla mediante el bombeo, antes de que vuelva a llover”.
A última hora de la tarde de ayer, en medio de las tareas, una nueva tormenta amenazaba la zona y los pronosticos para todo el verano hablan de “lluvioso”, por lo que los dolores de cabeza parece que van a seguir.
Durante el feroz aguacero, “entró agua en varias casas, pero sólo hubo que tomar la decisión de evacuar dos familias”, informó. Autoridades y técnicos de Desarrollo Social, Asuntos Municipales y la Administración del Agua se pusieron a disposición para colaborar y ofrecieron ayuda, dijo el intendente y también agradeció al municipio de Larroudé que envió una bomba para colaborar en las tareas.
Esta vez la tormenta fue sólo de agua, con ausencia de vientos pero líneas troncales de la Administración Provincial sufrieron cortes en otros lugares y dejaron sin luz a Alvear. Personal de la Cooperativa local, la Cosería, junto a técnicos de APE trabajaron para reestablecer el servicio.

Postergado.
El Club Ferro Carril Oeste de Alvear decidió postergar hasta el domingo 24 de febrero la programación de la primera noche del tradicional Festival Nacional de Doma y Folklore a causa de los problemas que la lluvia ocasionó en sus instalaciones, sede del evento.
La 51° edición iba a comenzar hoy con una amplia programación en la pista de doma y en el escenario del canto y la danza, pero las instalaciones sufrieron anegamientos y otros daños que obligaron a resolver de este modo.
Indicaron que la Semana Cultural iniciará el martes 29 con dibujo infantil, teatro, folklore, rock, bailanta, juegos de riendas, pato y polo tal como estaba prevista.