Más de 5.000 huertas en la provincia

La producción hortícola en la provincia tuvo un crecimiento importante en los últimos años, en muchos casos como un medio de autosustento familiar y en otros, impulsada por la búsqueda de una alimentación saludable.
Griselda Bottasso *
Actualmente la provincia cuenta con unas 5300 huertas en funcionamiento, sin embargo la realidad es que aún falta mucho para lograr el autoabastecimiento en La Pampa, que es una de las aspiraciones a largo plazo. Así lo explicó el ingeniero Carlos Pechín, del área de Extensión Rural del INTA de General Pico, quien brindó una capacitación en Parera dirigida a emprendedores hortícolas, docentes y alumnos de establecimientos educativos, ofreciendo algunos conocimientos básicos sobre la organización de la huerta familiar.
Pechín señaló que en estos últimos años fue creciendo el interés tanto en la producción de huerta como en la granja familiar.
“A partir de algunas encuestas realizadas en la población, observamos que muchos productores hortícolas que se inician en la actividad, comienzan a trabajar la huerta para comer sano y de lo que producen ellos mismos, y una vez que empiezan a producir, se dan cuenta que la huerta puede ser un aporte importante a la economía familiar”, explicó el técnico.
El técnico comentó que en General Pico está la coordinación del INTA Pro Huerta a cargo del ingeniero Alberto Muguiro, desde donde se distribuyen las semillas para todas las huertas de la provincia a través de los municipios y las distintas Agencias de INTA.
Más producción.
El profesional destacó el crecimiento que tuvo la producción de hortalizas en los últimos años en La Pampa. “Durante la campaña pasada de primavera verano se distribuyeron semillas para unas 5.300 huertas, mientras que en años anteriores llegábamos a unas 4.800 o 5 mil huertas”, comentó.
El técnico del INTA manifestó que en lo que se refiere a la producción en granjas, La Pampa cuenta con unas 1200, a las que el organismo asiste con la entrega de pollos y ponedoras, que se producen en la granja piloto de Catriló que pertenece a la provincia.
“Si tuviéramos la posibilidad de distribuir más cantidad de ponedoras y pollitos, el número de granjas sería más alto”, aseguró Pechín, quien resaltó el trabajo que se hace en conjunto entre el gobierno provincial y el INTA, organismo que colabora con insumos y el personal que se desempeña en la granja piloto y “eso permite llegar con ponedoras a toda la provincia”, aseveró.
“Componente social”.
El técnico destacó la importancia de impulsar huertas y granjas familiares porque “hay un componente social muy importante” que en algunos casos permite generar empleo a sectores desocupados, integrar niños de escuelas especiales o jóvenes con problemas de adicciones.
Pechín remarcó que las estadísticas indican que la producción hortícola en la provincia va a seguir experimentando este “nivel de crecimiento” de los últimos años. “La realidad es que a nivel comercial, en La Pampa todavía siguen ingresando un montón de verduras que se podrían producir en la provincia, aún no llegamos a un techo de producción y estamos trabajando en ese sentido”.
El profesional aseguró que el objetivo máximo sería lograr que la provincia “se autoabastezca”. No obstante planteó que es un trabajo a largo plazo y destacó que en estos años se avanzó mucho en incrementar el volumen de producción hortícola.
“Unos años atrás La Pampa importaba el 100 por ciento de las hortalizas y hoy ya estamos viendo muchos invernaderos y huertas que vienen aumentando su producción y están abasteciendo a una parte del mercado local”, concluyó Pechín.
* Corresponsal en Parera.