Ñochilei Co y la pelea por el agua

Viejos y nuevos movimientos de distintas organizaciones conforman la actual pelea por la recuperación de las aguas de la cuenca de los ríos Atuel y Salado Chadileuvu. La declaración de un área protegida en la zona, debe entenderse en el marco de esta lucha.

El pasado 25 de abril se sancionó en la Cámara de Diputados de La Pampa el proyecto de ley que declaró la octava área protegida en nuestra provincia: Reserva Provincial Ñochilei Co. El hecho, más allá del trabajo puntual de la Comisión de Ecología y Ambiente Humano, sumado a quienes aportaron para que este proyecto se concrete, debe leerse en el marco de la lucha por la recuperación de las aguas de los ríos Atuel y Salado-Chadileuvu. De igual modo debe interpretarse y valorarse la gran movilización social que genera la lucha por este objetivo común.
La nueva reserva Ñochilei Co pasa a integrar el Sistema Provincial de Áreas Protegidas. A partir de ahora, se podrá, sobre unas 40 mil hectáreas, realizar trabajos de conservación, manejo y otras tareas para lograr rescatar sus servicios ecosistémicos.

El bien más preciado.
El diputado Martín Berhongaray, presidente de la citada comisión, fue el orador principal al solicitar la aprobación de esta nueva área y dijo: "Alguien bien podría preguntarse por qué se selecciona este espacio: nadie ignora los valiosos servicios eco-sistémicos que provee un sistema de bañados. En apretada síntesis, los humedales son reservorios vitales de biodiversidad que conforman el hábitat de numerosas especies de flora y fauna".
Para el legislador, los humedales se inscriben entre los ecosistemas más productivos del planeta que aportan importantes beneficios económicos y sociales, que son conocidos con la genérica denominación de "Bienes y Servicios Ambientales". "De todos ellos, el más relevante o el que sobresale es, claro está, la provisión de agua", dijo Berhongaray en el recinto de sesiones.

Iniciativas sociales.
Una de las iniciativas sociales que miran la necesidad de recuperar los bañados es la que se denomina "Todos por el Atuel" y propone incorporarlos a la lista de Humedales de Importancia Internacional o Sitios Ramsar. "Esta solicitud tiene el respaldo de más de 25.000 firmantes y 400 Instituciones (ONGs, asociaciones, cámaras, prensa, autoridades, fundaciones, etc.) que pedimos asegurar el caudal mínimo fluvioecológico y la protección de los bañados del Río Atuel (Pampeano/mendocino), esperando que los mismos sean incluidos en la lista de Humedales de Importancia Internacional (Sitios Ramsar)", informa en su página web la organización ambientalista Alihuen, y recuerda la Declaración 1441 D 03 de la Cámara de Diputados de La Nación que solicita incorporar los bañados del Atuel en La Pampa y Mendoza a la lista de humedales de importancia internacional.

Más apoyos.
Los nuevos impulsos que ha generado la pelea por la recuperación del río en el oeste pueden verse a través de otros movimientos. Siguen trabajando instituciones de la provincia de La Pampa que tradicionalmente han propugnado su importancia, como la Fundación Chadileuvú (Fuchad), algunas áreas del gobierno provincial, la Universidad Nacional de La Pampa y algunos medios de comunicación, como La Arena. Pero se vislumbran nuevos actores sociales participando en las marchas y acciones de defensa del río. Más jóvenes, otras formas de manifestarse, por ejemplo a través de las redes sociales y por esto, otros alcances. También, nuevas localizaciones, no siempre en la capital provincial, no siempre en Santa Isabel. Los escraches de pampeanos en la Casa de Mendoza, el año pasado, fueron símbolos de esta nueva forma de pelear por el agua.
La Asamblea Permanente en Defensa de los Ríos Pampeanos tiene puesto el foco en el litigio por el agua del Atuel entre La Pampa y Mendoza. También ha incorporado otros actores sociales entre sus militantes e instituciones adheridas y nuevas formas de acción y comunicación.

Sueño de bañados.
La decisión de declarar la nueva área protegida se tomó rápido y por unanimidad. Tan rápidamente, que los diputados olvidaron categorizar la nueva área protegida según lo determina la ley 2651 de Áreas Protegidas en su capítulo III.
En un momento de la sesión, el diputado Juan Pablo Morisoli recordó que "hoy no hay bañados, pero los hubo antes de que San Juan se haya apoderado del río Salado construyendo tres grandes diques para regar sus oasis". Dijo, según transcribió el área de prensa de la legislatura provincial, que "uno de los arroyos se llama Las Chacritas, porque 60 años atrás había chacras a la vera del bañado y ahora, la última vez que fue navegable, fue en 2002". Morisoli dijo: "Soñamos con volver a tener esos bañados" y pidió al Poder Ejecutivo que cree una dirección de guardaparques para proteger el lugar.
También el diputado Darío Hernández manifestó su adhesión a esta iniciativa.
"Venimos a sostener que los bañados son la vida misma en tanto generan las condiciones aptas, necesarias e imprescindibles para el asentamiento y desarrollo de la vida en todas sus manifestaciones. Con la sanción de esta ley, vamos a dar un paso adelante que debemos consolidar en el futuro y arbitrar los medios que favorezcan la adecuada valoración de la zona", dijo Berhongaray al solicitar el voto afirmativo para la creación de la nueva Reserva Provincial Ñochilei Co. Y lo tuvo.

Lic. Andrea M. D’Atri
Redacción de La Arena

Creación de la octava área protegida de La Pampa
La creación de la Reserva Provincial Ñochilei Co constituye un paso importante en la recuperación de la vida de nuestro oeste. En esta nota, el autor destaca las oportunidades que a partir de ahora se generan para trabajar, de manera ordenada, en preservar los bañados y humedales del Atuel y del Salado-Chadileuvú.
Poco a poco y a medida que avanza nuestro conocimiento sobre el tema, las áreas protegidas han dejado de ser áreas aisladas y vedadas para la mayoría de las personas y a las que sólo ingresaban -sin obstáculos-, investigadores y personal de vigilancia. Las nuevas metas y objetivos de las actuales áreas de conservación hacen hincapié en la conservación y el respeto por la vida en todas sus manifestaciones, como así también en los servicios ecosistémicos que ellas producen y con el hombre y sus actividades formando parte activa de esos espacios.
Los servicios ecosistémicos, por definición, son aquellos beneficios que la naturaleza brinda a los pobladores, a la sociedad y a sus economías. Estos beneficios surgen de la intrincada red de interacciones que producen los organismos que viven en dicho ambiente y con el entorno que los rodea. A mayor número de especies, mayores serán los beneficios para todos nosotros.
Los ecosistemas más valiosos en cuanto a los beneficios que nos brindan son por lejos los humedales, y si éstos se emplazan en áreas desérticas y semidesérticas, como el oeste de la provincia de La Pampa, sus efectos se hacen sentir más fuertemente. Estos beneficios incluyen, por ejemplo, la provisión de alimento, suministro de agua, purificación de las aguas subterráneas, regulación climática, oportunidades de recreación y aumento del turismo.
Quienes han tenido el placer de ver a los bañados que forman nuestros ríos Atuel, Salado y Chadileuvú en plenitud, podrán tener una clara idea acerca de lo que nos estamos refiriendo. Tierras colmadas de vida en donde el agua es la principal protagonista.

Un paso importante.
Nuestra provincia ha dado un paso importante para la recuperación de una muestra representativa de esos milagrosos bañados. La creación de la Reserva Provincial Ñochilei Co -hace dos semanas- constituye un paso importante en la recuperación de la vida de nuestro oeste. La nueva área protegida abarcará 40.000 hectáreas de una zona plena de bañados, aproximadamente donde el Atuel y el Salado confluyen sus aguas.
Sus objetivos son variados, aunque la protección de la biodiversidad, la investigación, el turismo, la concientización y valoración de nuestros humedales figuran entre los principales.
Ñochilei Co debería convertirse en un sitio ideal para desarrollar trabajos de investigación serios, en los que se pueda vislumbrar el inmenso valor de nuestros bañados. Por ejemplo, mantener y conservar la maravillosa biodiversidad que alberga y el enorme tesoro que pierde nuestra provincia, cuando esos bañados se secan como consecuencia de la interrupción de los cauces de los ríos que los nutren.

Rescatar la inmensidad.
Ya los primeros viajeros que atravesaron nuestra provincia daban cuenta de la inmensidad de los bañados de la zona y de la variada fauna que albergaba. Más recientemente, numerosos estudios y relevamientos faunísticos reforzaron dichas manifestaciones y aunque ya hace mucho tiempo que el yaguareté, el aguará guazú y el carpincho partieron de La Pampa, aún existe una numerosa biodiversidad que busca refugio en nuestros humedales.
Hoy más que nunca necesitamos llegar a un acuerdo con Mendoza para lograr un caudal fluvioecológico mínimo que permita que una parte de nuestros humedales regresen a la vida. Ñochilei Co nació para rescatar -aunque sea en parte-, la grandeza y esplendor de nuestros humedales y la esperanza de los castigados pobladores del oeste de la provincia.
Ojalá que en un tiempo prudencial, la Reserva Provincial Ñochilei Co sea la porción de bañados de alta calidad que la provincia necesita para conservar la fauna del lugar, con el hombre realizando sus actividades de manera ordenada para preservar dichos bañados, monitoreada y custodiada por guardaparques capacitados y con la infraestructura necesaria para albergar a todos los investigadores interesados en generar conocimiento sobre esas áreas milagrosas que los pampeanos merecemos recuperar.
R. Fabián Tittarelli
Licenciado en Biología, UNLPam.

Deudas del Gobierno
En relación con el Sistema Provincial de Áreas Protegidas, el Poder Ejecutivo de La Pampa tiene tres tareas pendientes e incumplidas: La primera, pasar a la Cámara de Diputados algunas modificaciones esenciales para hacer cumplir la Ley Nº 2651 "Estableciendo los criterios generales de conservación, ordenamiento y manejo de Áreas protegidas", sancionada el 22 de diciembre de 2011. Si se aprobaran los cambios, se determinaría el origen de los fondos presupuestarios a través de los cuales se ejecutaría lo que indica la ley y se crearía un Cuerpo provincial de Guardaparques, que permitiría contar con estas personas como encargadas en las áreas protegidas y hacer efectiva su conservación y manejo.
En segundo y tercer lugar, están pendiente desde 2010 la creación de la reserva provincial Cerro Negro, -ubicado en el extremo oeste del territorio provincial, comprendiendo el Cerro Negro y el manantial de Agua de Torres-, y la ampliación de la reserva provincial La Reforma, ubicada a 15 kilómetros de la localidad de La Reforma y que actualmente abarca 6.400 hectáreas.
Pero los responsables del Poder Legislativo -los diputados-, también tienen una tarea pendiente: Avanzar sobre el proyecto por el cual se solicita la declaración de un área protegida a unas 60 mil hectáreas de la zona del Gran Salitral. El proyecto presentado, data del 22 de agosto de 2006. (A.M.D.)