Sainz comenzó a marcar la diferencia

El experimentado piloto español Carlos Sainz, con Volkswagen, ganó la segunda etapa del Rally Dakar Argentina-Chile que se disputó ayer entre Santa Rosa y Puerto Madryn y quedó como puntero de la competencia, en una jornada calurosa.
La segunda etapa se largó desde esta ciudad, más precisamente a metros de la estancia La Malvina y desde estaba el parque cerrado para luego emprender hacia el cruce de la ruta 9 y 14, Naicó, Quehué y General Acha.
La prueba de ayer, que contó con la presencia de miles de personas que se ubicaron en distintos sectores del trazado, especialmente cerca de la largada, el cruce de la ruta 9 y 14, en Naicó y en General Acha, se desarrolló sobre una distancia de 837 kilómetros, de los cuales solamente 237 fueron de carrera pura. En tanto que la tercera etapa comienza hoy desde Puerto Madryn a Ingeniero Jacobacci, para completar 694 kilómetros, con un tramo especial de 616.
Sainz, que tardó un tiempo de 1h56m14s para llegar a Laguna Blanca Grande, despojó del primer lugar de la general al príncipe qatarí Nasser All Altiyah (BMW), que finalizó noveno y descendió a la cuarta ubicación.
El que reapareció en el segundo día de la competencia fue el nueve veces campeón del Dakar, el francés Stéphane Peterhansel, que concluyó segundo, a 1 minuto y 14 segundos del español.
Sainz se ubica al tope de las posiciones con 4h34m46s. Delante de De Villiers, a 2m19s, Peterhansel, a 3m51s.
Sainz comenzó a marcar la diferencia desde el comienzo de la carrera, tal es así que en el cruce de la ruta 14 y 9 pasó más veloz que All Altiyah. Cuando apareció la máquina del español las miles de personas que estaban en ese sector lo aplaudieron con suma emoción.
El paso de los primeros autos fue sumamente emocionante por la velocidad que llevaban, pero luego y a raíz del polvo que quedaba suspendido en el aire, los pilotos debieron levantar el pie del acelerador.
La tierra fue sin dudas el escollo más difícil que debieron enfrentar los corredores de todas las categorías.
El argentino mejor ubicado, el mendocino Orlando Terranova (BMW), que el sábado había quedado séptimo, ayer terminó octavo.

Las motos.
Tal como estaba previsto, la segunda etapa comenzó a las 6.15. El español Marc Coma, que se había impuesto en el tramo Buenos Aires-Santa Rosa, arrancó los primeros aplausos de una mañana diferente para los miles de pampeanos que no quisieron perderse la segunda etapa del Dakar, con la misma emoción que mostraron el sábado en el arribo a Santa Rosa.
Después de Coma pasaron el polaco Czachor, el eslovenio Stanovinik y Verhoeven de Nueva Zelanda. Este grupo de competidores atravesó la ruta 14 a gran velocidad, pero a medida que fueron pasando las máquinas la carrera fue cambiando debido a la poca visibilidad, especialmente cuando comenzaron a partir cada 30 segundos.
El tramo especial quedó en manos del holandés Frans Verhoeven (KTM), con 2h14m48s, superando al defensor del título, el francés Cyril Després (KTM), que cruzó el puesto de control a solamente 41 segundos.
El Dakar en motos sigue liderado por el español Marc Coma, que ayer terminó en el lugar 17, con un registro de 5h13m32s.
En cuatriciclos, en tanto, el francés Cristophe Declerck (Yamaha) volvió a ganar la etapa, y se consolida como puntero de la exigente carrera, y candidato indiscutido al título de campeón.
Declerck tardó un tiempo de 2h55m58s para completar los 237 kilómetros de carrera. En el segundo lugar llegó su coterráneo Hubert Deltrieu, a 2m40s.
En la general, escoltado a Declerck, marcha el polaco Rafael Sonik.

El máximo show.
Para el público pampeano lo más emocionante fue sin dudas el paso de los camiones, que son capaces de acelerar y frenar para encarar una curva de forma asombrosa. A esta categoría le tuvieron que limitar la velocidad a 150 kilómetros, por los tremendos accidentes que se produjeron en Africa, según la información dada a conocer por uno de los hombres de la fiscalización.
El reloj marcaba las 9.30. En este horario apareció por el cruce de las rutas 14 y 9 el inmenso camión de Van Vliet (Ginaf), y no tardó en llegar la figura de otro Ginaf, en esta caso de De Rooly.
Uno de los más veloces en esta primera parte del tramo fue Stacey Hans, con Man, quien luego evidentemente no pudo mantener el ritmo porque no llegó entre los primeros.
Además de la adrenalina que significa ver a los enormes vehículos transitar a gran velocidad, los corredores le aportaron más emoción al hacer sonar sus bocinas, como pasó con Jacinto Elisabete (Man).
Ahora bien, el ganador de la etapa resultó el holandés Gerard De Rooy (Ginaf), quien registró un tiempo de 2h21m42s. En el segundo lugar llegó el ruso Firdaus Kabirov (Kamaz).
Tras imponerse en este prime, De Rooy trepó a lo más alto de las posiciones de la carrera con 5h36m51s, delante de Firdaus Kabirov, a 3m58s.
Cabe señalar que el ganador de la primera etapa entre Buenos Aires-Santa Rosa, el holandés Marcel Van Vliet (Ginaf) se retrasó y quedó a 8m36s del puntero.