“Cuando Macri termine su reforma, vamos a quedar peor que antes”

EL EX MINISTRO KICILLOF HABLO DE UNA “ESTAFA ELECTORAL” A LA CIUDADANIA

Axel Kicillof dijo que si Macri hubiera recibido el país que en 2003 recibió Néstor Kirchner, “estaría llorando en la terraza de la Casa Rosada”. El ex ministro de Economía anticipó que el año próximo el déficit fiscal será peor al de este año.
Axel Kicillof habló ayer por la mañana con Radio Noticias por espacio de más de media hora sobre lo que más sabe: economía. Con tono tranquilo y claridad de conceptos, el diputado nacional dejó en claro que el modelo económico y social del presidente Mauricio Macri es el mismo de los ’90, de la dictadura militar y del FMI, y se sustenta en achicar el mercado interno, empujar a la mayor parte de la población a la pobreza y favorecer a los grandes productores agropecuarios y al sistema financiero. “Es cierto que hubo problemas en nuestra gestión, pero fue por mantener un modelo continuado de crecimiento”, contrastó. Reiteró que la gestión macrista recurre “a la mentira” en forma permanente y allí tienen un rol preponderante los grandes medios de comunicación. Dijo que es la hora de usar “los mecanismos de las democracia”, las elecciones en particular, para cambiar el rumbo.
El primer dato que Kicillof reveló en la entrevista de ayer fue que la información divulgada por Indec mostró que los 12 años de gestión de Néstor Kirchner y Cristina Fernández fueron los de mayor crecimiento en la historia argentina, por lo menos en los últimos 100 años. “Según nuestra serie, el crecimiento en esos 12 años fue del 5,7; según la serie de Macri, del Indec de Jorge Todesca, fue del 4,6”, detalló. Sea un porcentaje o sea otro, “representa la etapa de mayor crecimiento de los últimos 100 años”, subrayó.
Este dato pone una vez más en falta a las consultoras económicas, al propio Fondo Monetario, y a los “especialistas” mediáticos en estos temas, que durante todo el año pasado criticaron el modelo entonces vigente porque “no generaba crecimiento” y los empresarios no lo querían porque no les daba los beneficios que pretendían.
“Eso es mentira”, sostuvo el entrevistado. “En los últimos 12 años se creció más que en los ’90, que en los ’80; que en la dictadura militar e incluso más que en las fases finales de la industrialización argentina”, remarcó. De hecho, afirmó, en 2015 Argentina creció el 2,5 por ciento, dato que surge de las estadísticas del nuevo Indec y de las nuevas autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación.
Más aún, si se toma el 32 por ciento de pobreza que según el Indec tiene Argentina en la actualidad, ese número muestra una importante mejoría del país. “Los medios de comunicación que apoyan al gobierno dicen que esa estadística se hizo con una canasta muy exigente, y que si se proyecta esa canasta hacia atrás, en el 2003 habríamos tenido un 57 por ciento de pobreza”.
“Diciendo que hoy la pobreza es del 32 por ciento, significa aceptar que la pobreza bajó a la mitad. Es interesante”, remarcó el ex ministro kirchnerista.

El camino fácil.
Para el diputado nacional, el camino económico que tomó el gobierno nacional tiene recetas ya escritas y se apoya en la enorme cobertura mediática de los grandes medios de comunicación.
“En nuestro país pasa algo que no pasa en otros países: los medios de comunicación son parte directa de algunos grupos económicos. Las empresas de medios son ya un actor económico relevante, se convierten en un factor económico y de poder, que usa su medio de comunicación para determinados intereses”.
Para Kicillof, el cambio de discurso del macrismo “es perverso” porque se basa en la mentira permanente. “Pasaron de decir que la economía andaba pésimo, a decir que andaba bien pero que era una ilusión”.
Algo similar ocurre con el déficit físcal: fue uno de los argumentos para atacar al gobierno de Cristina Fernández, pero nadie dice ahora, por lo menos en voz alta, que este año será mayor que en 2015, y el que sigue aún más grande. Lo mismo con las reservas del Banco Central.
“Decían ‘podemos vivir mejor’ pero ahora dicen ‘vivían demasiado alto’. Es contradictorio y significa que cuando Macri termine su proceso de reforma, vamos a quedar más abajo que antes”, reflexionó.
“En campaña decían ‘lo que está bien sigue, lo que estaba mal lo vamos a cambiar’. La realidad es que lo que estaba mal empeoró, y lo que estaba bien, lo destruyeron”.
“¿Por qué? Porque tomaron la decisión de volver a una Argentina con menos mercado interno, menos industria, menos salario y eso tiene que ver con el modelo de país que quieren. Hay un sector que opina que tiene que ser un país agroexportador y con salarios bajos, para poder competir con el mundo. El problema es que genera mucho desempleo, caen los salarios y los ingresos”.

Riqueza para todos.
“No es que a mí no me guste la ganadería o las exportaciones”, aclaró Kicillof. “Es problema es que somos 42 millones de argentinos y el derrame de la riqueza agropecuaria no alcanza naturalmente para dar trabajo digno o generar mejores condiciones de vida para toda la población”.
Para el ex ministro, ese es “un camino fácil” y ya transitado. El que recorrió la Argentina de la era K es más difícil y no exento de problemas, pero apuntaba al grueso de la población. “Coincido que los temas inflacionarios, las tensiones con las divisas, la administración del dólar, el tema de las importaciones, fueron producto de haber llevado la economía argentina durante tanto tiempo con inclusión y con industria. Reconozco que no lo hicimos a la perfección y que se cometieron errores”.
A manera de conclusión, Kicillof habló de una “estafa electoral” del macrismo hacia la sociedad con su batería de promesas incumplidas y, sobre todo, mentirosas. “El macrismo es una forma fayuta de neoliberalismo”, disparó el ex ministro. “A los únicos que les cumplió fue a los fondos buitres y a los sectores muy concentrados de la economía”.
“Yo creo que si uno en campaña dice ‘voy a hacer esto, esto y esto’, y después hace lo contrario, entonces tenemos que usar los mecanismos de la democracia, fundamentalmente las elecciones, y convencer a la opinión pública, para evitar este neoliberalismo extremo”.

“El camino más fácil”.
“Si me ponés de ministro de Economía de un gobierno que viene a abrir la economía, a endeudarse, a no sostener la industria, a decir que la industria argentina es inviable, ineficiente, y hay que importar de China; y a llevar los salarios a lo que son el norte de Brasil, México o China, entonces te digo que es el camino más fácil. Te vas a Washington (Estados Unidos), empezás a tomar deuda, abrís las importaciones, dejás que la bicicleta financiera impere, y naturalmente la mano invisible del mercado te va a llevar a que solo vendas al exterior productos agropecuarios”. Una de las reflexiones textuales durante la charla con Kicillof.

Compartir