A Giménez lo destituyeron por “desafiar” a un superior

AYALA REVELO EL VERDADERO MOTIVO DEL APARTAMIENTO

El jefe de la Policía de La Pampa, Roberto Ayala, dio a conocer el decreto del gobernador por el que fue separado de la fuerza el cabo Guillermo Julián Giménez (cabecilla del levantamiento policial de diciembre de 2013) y dejó en claro que el apartamiento no tuvo que ver con la sedición sino con una causa previa.
Días atrás, Giménez utilizó su perfil de Facebook para denunciar que su baja estaba fundada en cuestiones políticas y que el gobernador de la provincia lo había traicionado. El ex policía acompañaba su descargo con dos fotografías de la notificación que había recibido en su casa. Sin embargo -se sabe ahora- las imágenes daban cuenta de la verdad, o al menos, no de toda la verdad.
El decreto 2739/17 de Verna se resume en dos fojas, la 246 y la 247, pero el destituido solo dio a conocer la copia de la segunda. En la primera se detallan claramente los motivos que le valieron la “sanción con carácter de cesantía” impuesta desde el gobierno.
Un mes antes del amotinamiento policial que terminó con la toma de la Jefatura y de otras dependencias sensibles, Giménez había protagonizado un incidente que le valió un sumario administrativo. Es decir: la situación del policía era complicada aún antes el edificio de la calle Pellegrini fuera tomado.
La información proporcionada por Ayala abona la hipótesis que se tejió en diciembre de 2013, cuando desde la cúpula policial sostenían que los cabecillas de la rebelión tenían otros fines que iban más allá de las mejoras salariales y condiciones laborales: querían que se revieran sumarios y sanciones por faltas graves cometidas durante el servicio y que se reincorporara a exonerados por delitos graves.

¿Qué dice el decreto?
En los considerandos, el decreto de Verna (Nº 2739/17) describe el incidente ocurrido el 4 de noviembre del año 2013 en el Centro de Control Operaciones y Monitoreo (Cecom) que le valió al cabo primero el pase a pasiva. “A las 8.20 se presentó el cabo primero de la policía Guillemo Julián Giménez quien en un elevado tono de voz y con una actitud agresiva y desafiante se dirigió hacia el operador de turno, cabo primero Emanuel Gaitán, y comenzó a discutir; ante ello intercede el oficial superior y le indica a Giménez que cese su actitud y guarde la compostura, ante la presencia de su superior”, dice el escrito.
“Que lejos de deponer su actitud continuó con una postura violenta haciendo caso omiso a lo impartido y continuó dirigiéndose con comentarios agresivos tales como ‘vengan los dos afuera’, denotando una clara actitud desafiante e irrespetuosa; todo ello en presencia del cabo primero Emanuel Gaitán y de otro operador Cabo Luis Malsam”, agrega.
Después de dos años en situación de “pasiva”, la norma jurídica de facto que rige a la fuerza policial señala que debe separarse definitivamente al efectivo. Por ese motivo es que Verna destituyó a Giménez.

La traición.
El sábado pasado Giménez utilizó su perfil de Facebook para dar a conocer la destitución y acusó a Verna de haberlo traicionado. “La traición ya fue firmada por este gobernador”, escribió debajo de una foto de las dos fojas de la notificación.
La palabra “traición” cobraba cierta importancia porque en el año 2015, cuando Carlos Verna era candidato a gobernador, el ahora exonerado policía hizo campaña por su regreso a la Casa de Gobierno.
La traición denunciada por el cabo Primero podía caberle también al actual ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, que en pleno levantamiento se había acercado hasta la Jefatura para dialogar (¿envalentonar?) a los amotinados advirtiendo un posible regreso a la cartera por la que ya había pasado en el primer gobierno de Verna.
En el año 2015, en pasiva y de civil, Giménez participó en varios actos del Partido Justicialista y pudo vérselo mezclado con militantes de Convergencia Peronista. Dos años después de la campaña del PJ, el hombre revista en otras filas: semanas atrás, cuando Martín Maquieyra ganó la interna del frente Cambiemos, festejó con globos amarillos en la Fundación Pensar y posó para la foto abrazado al secretario de Deporte de la Nación, Carlos Javier Mac Allister.