A prisión condicional

UN CASO DE VIOLENCIA DE GENERO

El juez de control Fernando Rivarola condenó a Alberto Martín Zabala a ocho meses de prisión de ejecución condicional, por resultar autor material y penalmente responsable del delito de lesiones leves calificadas por la relación de pareja y amenazas simples, en concurso real (artículos 89 en relación al 92 y 80 inciso 1° y 149 bis, primer párrafo, primer supuesto del Código Penal).
Además le impuso, por dos años, el cumplimiento de las siguientes reglas de conducta, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la pena en caso de incumplirlas: fijar domicilio y someterse al cuidado del Patronato de Liberados, abstenerse de realizar actos de intimidación y/o perturbación y realizar un tratamiento psicoterapéutico.
La sentencia fue dictada a consecuencia de un pedido de juicio abreviado suscripto por la fiscala Leticia Pordomingo, la defensora oficial Mariel Annecchini y el propio imputado, quien aceptó la autoría del hecho y la sanción en su contra.
Zabala es un albañil de 39 años que el 2 de enero pasado, en circunstancias en que se encontraba junto a su pareja en la casa que compartían, “le propinó golpes de puño en la cabeza y puntapiés en el cuerpo, provocándole tumefacción en la rodilla izquierda y escoriaciones en el codo izquierdo”, según puede leerse en el fallo. Además la insultó y la amenazó de muerte.
Rivarola, en la resolución, expresó que el agresor, con sus acciones, “modificó la estructura morfológica de la mujer, causándole lesiones que por su ubicación, entidad e inhabilitación para sus tareas habituales, deben ser calificadas como de carácter leves, y le profirió anuncios por demás idóneos para lograr infundir un verdadero y ostensible temor”.