“Abrazaron” al río Colorado

Más de mil personas, habitantes de las ciudades de Río Colorado (Río Negro) y La Adela (La Pampa), participaron el sábado de un abrazo simbólico al río Colorado. Los manifestantes, tomados de la mano, hicieron una larga fila recorriendo los dos puentes que las unen y recorriendo las orillas del curso de agua.
La convocatoria fue realizada por la comunidad educativa del Centro de Educación Media Nº 3 Bernardo Houssay de la rionegrina ciudad de Río Colorado. El objetivo de la actividad fue concientizar sobre cuidados del curso de agua que permitan el aumento de los caudales y mejorar la calidad del agua.
Los estudiantes también informaron a los ciudadanos de la comarca sobre los posibles perjuicios que existirán con la construcción de la represa Portezuelo del Viento en Mendoza, que disminuirá aún más el caudal del río Colorado.
Según informó el diario Río Negro, una multitud conformada por niños, adolescentes y personas mayores se tomó de las manos y se extendió a lo largo de los dos puentes que cuentan con 115 metros de extensión sobre el río, mientras que otros ocupaban un tramo de 100 metros de costanera sobre Río Colorado y gran parte del mismo sector en la localidad pampeana.
Tras pasar varios años desde los anteriores abrazos, esta vez las comunidades se unieron por más de media hora, aplaudiendo y cantando para hacerse escuchar ante las autoridades provinciales de Río Negro, La Pampa y Mendoza. A viva voz, los participantes corearon “El río no se muere”, “El río no se toca” y “Al río se lo cuida”.

Mensaje.
Los organizadores se mostraron conformes con la convocatoria. Esperan que el mensaje llegue a todos los organismos que tienen decisión sobre el río y algunos prometieron volver a hacer una mayor convocatoria en poco tiempo si no llegan noticias que beneficien a la vida del río Colorado.
Desde hace más de un año crece la preocupación por la cantidad y la calidad del agua del Colorado. La inquietud llevó a la convocatoria de distintas instituciones que analizan propuestas para darle solución tanto a la escasez como a la calidad de las aguas. “Convocamos a resistir de estas nuevas formas, para impedir el saqueo y contaminación que se producen con la excesiva salinidad del agua, que ponen en riesgo nuestro departamento. Creemos que la unión del pueblo es lo único que puede parar esto”, concluyó una de las ambientalistas.