Abren oficina de atención

MUJER Y VIOLENCIA DOMESTICA

La Oficina de la Mujer y de Violencia Doméstica, dependiente del Superior Tribunal de Justicia, comenzará hoy a atender al público.
El organismo, a cargo de la secretaria Marien Cazenave, fue creado el 30 de abril del año pasado a través del acuerdo N° 3351. Ese texto ya había dejado claramente establecida la división de competencias entre la Oficina de la Mujer y la de Violencia Doméstica, indicándose que ellas se implementarían en forma gradual según se “contase con los recursos humanos y técnicos necesarios para tal fin”.
Si bien en el ámbito de la Corte Suprema de la Nación ambas áreas funcionan por separado, en La Pampa se unificaron en un solo organismo por cuestiones presupuestarias.
La función de la Omyvd es ofrecer mecanismos para proteger “los derechos fundamentales de todos los integrantes del grupo familiar, frente a los cotidianos maltratos y agresiones que se producen en el ámbito de las relaciones familiares” y, además, incorporar “la perspectiva de género en el pensamiento de los operadores judiciales y en las prácticas cotidianas del sistema de justicia”, en el marco de la ley nacional 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, a la que adhirió La Pampa mediante la ley provincial 2550, y de las acordadas de la Corte Suprema de Justicia 39/06 y 13/09.

Fases.
La primera fase del proceso se cumplió con la apertura de la oficina, que funciona en el primer piso del edificio del fuero penal del Centro Judicial de Santa Rosa. Después se avanzó con la creación de cargos, la aprobación de partidas presupuestarias, el nombramiento de personal, la conformación de los equipos técnicos y la capacitación. Y ahora se concluyó con la adecuación edilicia para la atención al público, con lo que la Omyvd tendrá un funcionamiento pleno.
Las competencias establecidas para el organismo, en el citado acuerdo, incluyen crear un espacio de promoción para el ejercicio de los derechos humanos incorporando en el hacer cotidiano el desarrollo de las tareas desde la perspectiva de género; promover el desarrollo de políticas, programas y proyectos orientados al ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y la equidad e igualdad de género en el ámbito en que se desarrollen sus relaciones interpersonales; acordar políticas con la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; coordinar acciones con los restantes poderes del Estado referidas a la aplicación de la Ley N° 26.485; y conocer las brechas de género, es decir, las diferencias cuantitativas entre mujeres y hombres correspondientes a distancias ocasionadas por el tratamiento desigual de acceso, participación y control sobre los recursos, servicios, las oportunidades y los beneficios del desarrollo.

Competencia.
Además, también será competencia de la oficina desarrollar actividades de formación e investigación en perspectiva de género con las instituciones académicas, públicas y privadas, vinculadas al Poder Judicial; organizar actividades de capacitación para todo el personal del Poder Judicial tendientes a la incorporación de la perspectiva de género tanto en la prestación del servicio de justicia como en el ámbito de las relaciones laborales desterrando en toda práctica o relación cualquier sesgo patriarcal que reproduzca la desigualdad; elaborar estadísticas e informes sobre su funcionamiento; colaborar con la actividad de los organismos judiciales atendiendo a las necesidades que éstos tengan para cumplir adecuadamente con los compromisos internacionales sobre la materia con el objetivo de que su actividad se enmarque en tales exigencias normativas; establecer contactos con redes, organizaciones no gubernamentales, organizaciones barriales, colegios profesionales e instituciones de la comunidad en general para exigir la defensa de los derechos de las mujeres y el cumplimiento de las leyes; realizar cualquier otra función o tarea que este Tribunal le encomiende relacionada con la perspectiva de género; ofrecer información vinculada con la problemática de la violencia doméstica; recibir el relato de los afectados que concurran y labrar las actas correspondientes; informar a las personas acerca de cuáles son los cursos de acción posibles según el conflicto que manifiesten padecer, efectuando en su caso, las pertinentes derivaciones; seguir el funcionamiento de las redes de servicio y derivación que se establezcan; disponer la realización de los exámenes médicos, psicológicos, psiquiátricos o sociales; y realizar el seguimiento de los casos ingresados a la Omyvd, la elaboración de estadísticas y realización de informes de evaluación del funcionamiento de la Omyvd, y del fenómeno de la violencia doméstica.

Causa Etosha: Ranocchia, no
Paula Mosley, ex propietaria de la empresa de viajes Etosha, continúa detenida y espera el juicio por la causa que se le inició el año pasado por estafa a clientes de su agencia. Antes de la feria judicial, la fiscal Cecilia Molinari presentó la acusación que consta de “72 denuncias por estafas reiteradas en concurso real”.
Luego de estar cuatro meses alojada en la Brigada de Investigaciones, Mosley goza del beneficio de la prisión domiciliaria.
Ayer, por error, se informó que su defensa es asumida por la abogada Vanessa Ranocchia Ongaro, pero esta dejó de patrocinarla a principios de este año.