Absolvieron a anestesista condenada por mala praxis

El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) revirtió un fallo del año pasado y absolvió a la médica anestesista Analía Amelia Peinetti, que había sido condenada a dos años de prisión en suspenso y cinco años de inhabilitación para ejercer la profesión por un caso de mala práxis en el que falleció una mujer santarroseña, según informaron a LA ARENA las fuentes judiciales consultadas.
La resolución del tribunal fue adoptada por dos votos contra uno: los jueces Verónica Fantini y Pablo Balaguer consideraron en sus fallos que no correspondía la sanción y decidieron la absolución de Peinetti, situación que finalmente se produjo a pesar de la disidencia de Carlos Flores, quien confirmó la sentencia. Así, se resolvió la apelación a favor de la anestesista.
La Cámara en lo Criminal 1 de esta ciudad había condenado el año pasado a la médica anestesista, de unos 57 años, quien trabajaba en el Sanatorio Santa Rosa. Según el tribunal, la mujer actuó con “evidente desidia” al aplicarle una supuesta sobredosis a una paciente durante una operación ginecológica, ocasionándole lesiones neurológicas irreversibles. La mujer intervenida falleció en 2008.
Peinetti había sido condenada, como autora material y penalmente responsable del delito de homicidio culposo, previsto y penado por el artículo 84 del Código Procesal Penal, a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional e inhabilitación para el ejercicio de la profesión cómo médica anestesióloga por el término de cinco años. Sin embargo, ahora, fue absuelta por el TIP.
La médica continúa actualmente ejerciendo su profesión en la ciudad de Buenos Aires. Cuando ocurrió el hecho, la profesional trabajaba en el Sanatorio Santa Rosa y fue denunciada por aplicar una supuesta “sobredosis” a la paciente Marta Ferrato -esposa del secretario de Hacienda municipal, Miguel de Elorriaga-, que sufrió una lesión neurológica irreparable y murió casi tres años después de la cirugía.

El caso.
El 4 de julio del año 2005, Marta Alicia Ferrato -que en ese momento tenía 44 años- ingresó al quirófano del centro asistencial santarroseño para someterse a una intervención quirúrgica programada en la que se le practicó una histerectomía por miomatosis. Como consecuencia del acto anestésico, según la fiscalía, la paciente sufrió un daño “neurológico irreversible” que ocasionó su fallecimiento el 9 de mayo de 2008.
En su fallo, entre otras cuestiones, los camaristas calificaron el año pasado como un “descontrol” el acto anestésico de Peinetti “constituyendo claramente un obrar negligente de la profesional, teniendo en cuenta que no advirtió a tiempo el cuadro crítico que estaba desarrollando la paciente a su cargo, lo que a todas luces hubiese resultado crucial para evitar el daño neurológico y el posterior óbito de la víctima”.
Los magistrados, además, agregaron en la resolución que “el que se distrae y no puede concentrarse no debe emprender actividad peligrosa, para los cuales no tiene capacidad para llevarla a cabo”. El tribunal también relativizó ciertas declaraciones de los peritos que actuaron en la causa, y que pretendieron favorecer a la anestesista porque se “solidarizaron emocionalmente” con ella.
Sin embargo, ahora, el Tribunal de Impugnación Penal dio vuelta la sentencia y absolvió directamente a la médica anestesista, según informaron las fuentes de los tribunales capitalinos consultadas por este medio.