Abusos: otorgan libertad a una docente

LA MUJER ESTUVO DOS AÑOS Y MEDIO EN PRISION SIN CONDENA FIRME

María José Tello, la docente condenada por no cuidar debidamente a los niños que sufrieron abusos en un JIN de 25 de Mayo, fue beneficiada con libertad condicional al cumplir dos tercios de la pena.
El Tribunal de Audiencia de Santa Rosa otorgó ayer el beneficio de la libertad condicional a la docente María José Tello, que fue condenada junto a otros tres docentes por los casos de abusos a niños en un jardín de infantes de la localidad de 25 de Mayo, en el sudeste pampeano.
“Nos notificaron la libertad condicional y se fijaron diversas pautas que debe cumplir como fijar un domicilio, avisar al tribunal si se muda, una prohibición de acercamiento sobre los denunciantes y los chicos y horas de trabajo comunitario”, dijo el abogado defensor Omar Gebruers.
La libertad fue otorgada porque la maestra jardinera cumplió dos tercios de la pena en prisión sin tener sentencia firme. En rigor, fue condenada a 3 años y 6 meses de cárcel por incumplimiento de los deberes de funcionario público, al no cuidar debidamente a los niños víctimas de los abusos investigados.
Gebruers agregó que la libertad otorgada a Tello “es un antecedente favorable” también para los demás docentes condenados y recordó que la Justicia “tardó para tener sentencia del Tribunal y del Tribunal de Impugnación, dos años y medio y aún no está firme la condena”.
Explicó que “el 22 de noviembre próximo se va a dar el mismo caso” con el resto de los docentes que podrían recibir el mismo beneficio que Tello, ya que allí cumplirán dos años y medio de prisión en forma preventiva, y advirtió esto es “consecuencia de la aplicación abusiva de la prisión preventiva”.
La condena sobre cuatro docentes fue apelada por la defensa y actualmente está con recursos de Casación en el Superior Tribunal de Justicia de La Pampa. El abogado, entre otros fundamentos, señaló que se venció el plazo de dos años que establece la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Gebruers mencionó además que el juicio tuvo “numerosas irregularidades” y que se dictó una condena sin pruebas concretas. Señaló que los niños fueron sometidos “varias veces a pruebas psicológicas, todo esto provocado por los fiscales y los padres porque buscan pruebas que no tienen y siguen sin tener”.
“En dos años y medio, sin tener sentencia firme, le tienen que dar la libertad”, aseguró.

Cuatro detenidos.
La docente Tello, de 31 años, permanece con arresto domiciliario. Además de la condena de 3 años y seis meses de cárcel, también se le incluyó siete años de inhabilitación especial para ejercer cargos públicos.
La maestra jardinera en el turno mañana del JIN 12 de 25 de Mayo, donde según la Justicia se dieron los abusos, fue la que menor condena tuvo entre los cuatro docentes, ya que no se le imputó el delito de abuso.
Por los casos denunciados en 25 de Mayo, además, el profesor Marcelo Tatavitto recibió 18 años de prisión y el rector del Colegio Alfageme, Oscar Aníbal López, fue condenado a 7 años al igual que la maestra jardinera María Angélica Bastías.