Abusos: Gebruers llevará el caso a la CIDDHH

"FISCALIA COMPRO EL RELATO DE LOS PADRES"

En una larga entrevista, Omar Gebruers mantuvo su postura sobre las acusaciones que pesan sobre los docentes detenidos: es una operación del “sapismo”. Dijo además que los derechos de sus clientes están siendo vulnerados y que son inocentes.
El abogado de tres de los cuatro acusados de los abusos en el JIN 12 de 25 de Mayo, dialogó ayer con Radio Noticias sobre el caso y dijo que todo es una operación del “sapismo” (en referencia a la línea del intendente David Bravo) y que estudia enviar el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos porque “se han violado los derechos” de sus clientes.
“Este caso es un nuevo desafío en mi carrera, pero no lo tomé por una casualidad. Lo tomé porque no hay ningún tipo de indicio de culpabilidad, sino me hubiese abstenido”, dijo Gebruers.
-¿Cuándo notó que no había indicios?
-Conozco 25 de Mayo y fue un amigo el que me convocó para la causa. Me dijo que yo lo tenía que tomar al caso porque era una maniobra del “sapismo”. Mi amigo estaba convencido de la inocencia del profesor, y a medida de que fuimos avanzando, lo confirmé: era una operación. Los cuatro sospechosos han cometido un pecado mortal que ha molestado al sapismo. Por ejemplo: el primero de ellos estuvo en el lanzamiento de Aveldaño, que le ganó la interna a Bravo. Es un militante de la oposición a Bravo dentro del PJ.
-Me parece a mí que es demasiado…
-Lo mismo dicen los imputados: ‘no pensamos que iba a molestarle tanto’.
-Hay muchísimas maneras de invalidar a un adversario, pero ésta es llamativa. Uno tiene por presunción que los pibes no mienten…
-Tiene un tinte mafioso. Y los chicos no relatan nada, los que relatan son los padres. Ese testimonio indirecto es el que dispara la causa. Pero después de más de 25 cámaras Gesell, no ha surgido nada.
-¿Ningún testimonio de los niños corrobora lo que dicen sus padres?
-No. Ningún chico reconoció las fotos de la chacra del imputado que se le exhibieron, alrededor de 30, ningún chico reconoció haber estado en ese lugar. Una de las nenas dijo ‘estuve ahí, fui con mi mamá cuando fuimos a romper la puerta y el policía le dijo que la puerta no se podía romper’. O sea que el testimonio es sobre un hecho posterior a la detención, de cuando fueron a linchar al profesor.
-¿Qué más se les preguntó?
-Se les preguntó si salían del jardín para jugar o para alguna cosa y al único lugar que dicen que salían es al patio del jardín y en fila, de la mano. Les preguntaron si les gustaba ir al JIN 12 y todos dijeron que sí. Les preguntaron si la seño era mala y la mayoría dijo que no. Una nena dijo ‘mi mamá dice que la seño es mala, pero yo creo que es buena’. Esto es un indicativo del armado del relato por parte de los padres. Otro dijo ‘mi papá me enseñó anoche que la quinta era de un señor pelado pero no me acuerdo el nombre’. Ahí hay claramente una situación de adoctrinamiento.
-¿Por qué es indicativo?
-Porque ella dice ‘mi mamá me dice que la seño es mala y para mí no es mala’. Ese es uno de los puntos que nosotros estamos teniendo en cuenta. Por otro lado les preguntan si alguien los tocó en algún lugar de su cuerpo de alguna forma que no debía. La mayoría dicen que no y esto no es porque se hayan olvidado. A los que les tocaron el cuerpo alguna vez lo dijeron en las cámaras Gesell. Un nene dijo ‘sí me tocaron la cola. El doctor cuando me revisó el otro día’. Entonces lo que sucede es que los abusos ocurrieron, pero no como se lo plantea la fiscalía.
-Pero abusos ocurrieron…
-Es probable. Entre tres y cuatro de un total 38 chicos, tienen signos físicos compatibles con una situación de abusos. En esto voy a adherir a lo que dijo el fiscal general (Amado), cuando dijo que algunos abusos estaban probados. Lo que hay que probar ahora es el nexo causal con los imputados.
-¿Quién es el payaso malo con pata de palo?
-Es teóricamente el último de los detenidos. Un hombre al que en cámara Gesell, el niño no dijo que le tuviera miedo, ni mencionó ninguna cuestión de abuso. Asimismo, ese chico fue sometido a dos cámaras Gesell, cosa que el código prohíbe porque son pruebas definitivas, irrepetibles e irreproducibles. A este hombre ya lo habían imputado por haber cambiado el disco rígido del colegio porque supuestamente allí estaban las fotos y las filmaciones de los chicos desnudos y en fotos eróticas que no pudieron encontrar en ningún otro soporte.
-Se habló de una banda de pedófilos…
-No hay ninguna prueba que lo sostenga.
-¿Cómo sigue esto?
-No sé, pero la verdad es que me tiene preocupado. Ayer tuve una reunión en la Cancillería por el caso Canale y ya estuvimos adelantando nuestra intención de llevar este caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos porque se están violando derechos de una forma importante.