Acuerdan juicio abreviado

ATROPELLO Y ABANDONO

El fiscal Oscar Cazenave y el abogado Carlos Pérez Funes, acordaron condenas para Carlos “Cali” Freijanes, un joven que el pasado 20 de abril atropelló y abandonó en la vía pública a Agustina Reinoso, una agente de policía que transitaba en moto por la calle Oliver.
La joven, que terminó con cinco costillas quebradas y politraumatismo graves, fue colisionada de atrás por el Fiat Spazio en el que transitaba el acusado junto a un familiar y una amiga. El acuerdo entre las partes deberá ser ratificado por el juez de audiencia, pero a priori, se sabe que la pena estipulada es de dos años de prisión en suspenso y tres de inhabilitación para conducir. La causa está caratulada como lesiones gravísimas culposas.
El caso tuvo repercusiones en su momento porque la policía estuvo dos semanas tratando de ubicar al Fiat Spazio de Freijanes, hasta que encontraron el vehículo en una vivienda de la calle Catriló, en Villa Parque, sitio donde vive junto a sus padres el acusado. Para cuando llegaron los investigadores, el auto estaba escondido y había sido modificado: le cambiaron las ruedas, el capó y le polarizaron los vidrios.