Acusaciones cruzadas en el Sitrasap

El Sitrasap atraviesa un difícil momento con acusaciones cruzadas entre sus dirigentes, denuncias por trato discriminatorio e imputaciones por el pago no debatido orgánicamente de un “sobresueldo” a su secretario general Carlos Ortellado. El sindicalista, consultado por LA ARENA, se excusó de hacer declaraciones y se limitó a decir que “lo que pasa tiene que ver con una interna y todo está en manos de mi abogado”.
El sindicalista no ocultó su desagrado por lo que está ocurriendo en su organización, pero prefirió no responder las acusaciones sobre el manejo despótico que realizaría de la comisión directiva del Sitrasap y lo del cobro de un “extra” por desempeñarse como secretario general.
El miércoles pasado, la secretaria administrativa del Sitrasap, María Cabral, denunció al secretario adjunto del gremio, Roberto De Martini, ante la Unidad de Género de la Policía y la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, por haberla insultado públicamente en una dependencia del hospital Lucio Molas, tratándola como “negra de mierda”.
En las últimas horas aportó lo suyo al clima imperante en el sindicato de los trabajadores de la salud el secretario de Prensa, Eduardo Gigena, quien acusó a Ortellado por el manejo “autoritario” del Sitrasap y por cobrar un sobresueldo como secretario general, algo que no fue considerado de manera orgánica.
El gremio, que fue una derivación de la Agrupación Estatales de Pie, debería tener elecciones a fin de año para renovar sus autoridades, aunque no han sido convocadas. Desde el sector enfrentado a Ortellado-De Martini, se resaltó que la crisis del gremio “comenzó apenas se constituyó como tal, ahí comenzaron los cambios de conducta de algunos de sus dirigentes que se convirtieron en autoritarios”.

Compartir