Acusaron a ex militares y a ex policías

SUBZONA 14 II: INVESTIGAN DETENCIONES ILEGALES, TORMENTOS Y VEJACIONES

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Pampa finalizó ayer con la lectura de la acusación requisitoria que realizó la fiscalía para elevar la causa de la Subzona 14 II a juicio oral y público, que se desarrolla en el Colegio de Abogados de Santa Rosa.
En el debate se investigan 234 casos que quedaron afuera del primer juicio por delitos de lesa humanidad ocurridos en la última dictadura en la provincia entre 1975 y 1983. Son casos de detenciones ilegales en distintas localidades, seguidas por el cautiverio y aplicación de tormentos y vejaciones a las víctimas en centros clandestinos de detención.
Los 15 ex policías y ex militares están acusados de conformar una asociación ilícita, para poner en funcionamiento el plan represivo. El juicio seguirá el miércoles 13 de septiembre a las 8.30, donde el TOF dará la posibilidad a los imputados de declarar y continuará con la ronda de testigos -declararán 300 personas-.
Ayer, se realizó la tercera jornada del debate que comenzó el pasado martes, en medio de un fuerte operativo de seguridad. No estuvo Roberto Oscar Fiorucci por razones de salud.

La acusación.
Sobre el ex policía Athos Reta, la fiscalía determinó que tuvo un “rol clave” en la represión, con una “efectiva” participación en los procedimientos irregulares que llevó adelante el grupo de tareas de la Subzona 14. Intervino en los interrogatorios y las torturas en la Seccional Primera de Santa Rosa.
Además, según la acusación, el ex policía Oscar Antonio Yorio también tuvo participación en el grupo de tareas que funcionó en La Pampa. De acuerdo a los testigos, participaba de los interrogatorios y tuvo un accionar “activo” en la persecución de integrantes de la agrupación “Silo”.
El ex policía Néstor Bonifacio Cenizo también participaba de las torturas, al igual que el ex policía Carlos Roberto Reinhart, quien tenía el apodo de “Carnicero” y fue “señalado participando en forma activa en procedimientos ilegales, y aplicando sesiones de picana eléctrica a los detenidos”.
Las torturas se hacían de noche, con una radio en alto volumen. Reinhart además se hacía llamar el “Ruso” durante las sesiones de torturas. Según consta en la causa, a una de las víctimas (Mireya Regazzoli), el ex policía le manifestó que “se daba fuerza para torturar tomando whisky”.
Sobre Hugo Roberto Marenchino, que se desempeñaba en el Departamento de Informaciones de la Jefatura de Policía de La Pampa e integraba el grupo de tareas de la Subzona 14, se indicó que también participó de las torturas en la Primera.

Miseria.
Otro de los acusados es Oscar Alberto “Miseria” López, ex policía, que participó de los allanamientos y detenciones ilegales y de las torturas. Era uno de los que pedía detenidos para realizar los interrogatorios, en las sesiones de torturas.
Sobre Orlando Osmar Pérez, la fiscalía consideró que participó “en un procedimiento ilegal de detención de personas” donde “se cometieron sobrados vejámenes”. Junto al resto de los acusados, formó parte del grupo de tareas de la Subzona 14 que se instaló en La Pampa durante la dictadura.
En cuanto a Luis Horacio Lucero no sólo desempeñaba tareas en el Departamento de Informaciones Judiciales de la Jefatura de Policía, sino que participaba de otras tareas con integrantes del grupo de tareas de la Subzona 14. Intervino en operativos de allanamientos y privaciones de libertad.
Participó de la detención de Zulema Arizo en Algarrobo del Aguila. Una semana antes del hecho, Lucero estuvo vigilando la escuela hogar con Marenchino.
A su vez, Juan Domingo Gatica participó también en allanamientos y detenciones ilegales. Si bien no fue al operativo realizado en Jacinto Arauz en 1976, su constatada participación en la instrucción de las actuaciones realizadas al sólo propósito de brindar un marco de legalidad a las detenciones, aunado a las demás ocasiones en que participó de tormentos y privaciones de libertad junto al grupo de trabajo de la Subzona 14.
En la causa, además, está acusado Miguel Angel Ochoa quien participó del “Operativo Requisa” realizado en la zona norte de Santa Rosa, donde fueron detenidos integrantes de la familia Rodríguez (los “Becos”) y allegados para averiguar información sobre José Regazzoli. Además, figura Jorge Osvaldo Quinteros, que participaba del grupo de tareas.

“Interés” de Consejo
A partir de una resolución, la presidenta del Consejo Provincial de Niñez y Adolescencia de La Pampa, Fernanda Alonso, declaró de interés del consejo, la realización del juicio de la Subzona 14 II y la búsqueda para restituir a los niños y niñas apropiados de padres pampeanos a sus familias. La medida surge de la reunión del 31 de julio del corriente año.
El mismo incluyó, como punto en el orden de las cuestiones a tratar, dicho proceso judicial, dada su importancia sobre la materia de derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes de nuestra provincia.
El organismo vela por los derechos humanos de los niños y adolescentes de La Pampa, siendo el responsable de generar políticas públicas de protección de los derechos de la infancia en nuestro territorio.

El rol de Pérez Oneto
El ex médico de la Policía provincial, Máximo Pérez Oneto (acusado por 22 víctimas), tuvo un rol importante “en otorgarle una apariencia de legalidad y regularidad -como si se tratara de detenciones legítimas y ordinarias-, a los secuestros, cautiverios y torturas que se llevaran a cabo, en este caso, encubriendo cualquier rastro o indicio de torturas sin registrar las mismas en los partes respectivo”.
De acuerdo a la acusación, Pérez tenía contacto frecuente con los detenidos a disposición de la Subzona 14, y “lejos de honrar los mandamientos que juró defender a la hora de asumir su profesión de médico y, al menos, de intentar aliviar las consecuencias sufridas en las sesiones de tortura, mantenía o agravaba esas condiciones con su accionar u omitiendo realizar las curaciones o indicar los tratamientos correspondientes”.
Según un testimonio de Raquel Angelina Barabaschi, víctima, en una ocasión fue examinada por Pérez Oneto quien le recetó unos comprimidos y a quien le mostró cómo tenías los pechos después de una de las sesiones de tortura. Le preguntó al médico por qué estaba así y él le respondió porque “no se las aguantaba”.
Otra declaración señaló que el médico presenció los interrogatorios y torturas que se realizaban en la Seccional Primera de Santa Rosa, y que era uno de los profesionales (junto al doctor Savioli) convocados para revisar a las víctimas después que eran golpeadas y picaneadas. Esa información no se volcaba a los libros de guardias para no dejar rastros, como sí hacían con los presos comunes, consta en la causa.

Cantidad de delitos.
El que más acusaciones tiene en su contra es Luis Baraldini, el ex jefe de la Policía pampeana y eje central de la aplicación del plan represivo en la provincia. Está imputado por asociación ilícita, detenciones ilegales y torturas de 214 personas. Está preso.
El ex subcomisario Roberto Fiorucci, que fue condenado en el primer juicio a 20 años de prisión y está con arresto domiciliario, está acusado por 216 casos. Fue jefe de Informaciones. Athos Reta es investigado por 34 casos. Tiene una condena de 12 años de cárcel. Está con prisión domiciliaria.
El ex oficial Néstor Bonifacio Cenizo, que fue condenado a 14 años e integraba el grupo de tareas, está acusado por 33 víctimas de los delitos de asociación ilícita, detenciones ilegales y torturas. Antonio Yorio está imputado por 31 casos. Fue condenado a 12 años también y está libre.
El ex oficial Carlos Reinhart está acusado por delitos de asociación ilícita, detenciones ilegales y tortura en perjuicio de 35 personas. Es uno de los pocos represores que están presos. Tiene una condena de 10 años. El ex oficial Hugo Marenchino está acusado de 7 casos y permanece libre. En 2010, fue condenado a 8 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.
El ex agente Orlado Pérez está acusado de 31 casos. Le decían “Mono” o “Jetón” y participó del operativo realizado en Jacinto Arauz y otro desarrollado en la zona norte de Santa Rosa, donde fue secuestrada la familia Rodríguez y allegados para que declaren por unos campos de Regazzoli. Oscar López está imputado por 23 casos, mientras que el ex policía Luis Lucero, solamente por un caso.
El ex policía Juan Domingo Gatica está acusado por 26 casos y según la acusación, en la detención de la familia Rodríguez amenazó a dos personas con ponerles la cabeza debajo de las ruedas de un camión policial para que hablen. El ex policía Miguel Ochoa está imputado por 4 víctimas, el ex oficial Jorge Quinteros por 4 y el ex militar Néstor Greppi (era secretario de la Gobernación también) por 91 personas.