Adolescentes en un simulacro de juicio

ALUMNOS SECUNDARIOS DE SANTA ROSA, DOBLAS Y LONQUIMAY EN EL CENTRO JUDICIAL

La iniciativa comienza en la primera parte del año con capacitaciones en las escuelas. Luego, se les propone “simular” una audiencia, ubicando a estudiantes en cada rol necesario como defensor, fiscal, juez, perito, testigo, víctima o acusado.
Gustavo Arballo, secretario del Centro de Capacitación Judicial, explicó la metodología de capacitación que se empleó para llegar al cierre del programa, promoviendo la celebración de una audiencia de juicio con estudiantes del nivel secundario. Días atrás el programa cerró sus actividades en General Pico y el martes pasado lo realizó en la capital pampeana.
Fue el acto de cierre, en Santa Rosa, del programa “La Justicia va a la escuela”. El mismo se realiza desde hace cinco años en el Poder Judicial y consiste, como su nombre lo indica, en capacitar en las escuelas, “pero también es un ida y vuelta”, aseveró el funcionario.
El programa es una idea “que surge en el primer semestre del año, y consiste en una iniciativa donde funcionarios judiciales como jueces, fiscales, defensores y eventualmente algún secretario, van con una propuesta pedagógica a los colegios secundarios, que consiste en el abordaje de casos simplificados o preguntas que tienen que ver con lo que es justo o injusto en un caso concreto. A partir de ahí, se dispara la participación de los alumnos en grupo, interactuando con los profesores y con agenda abierta para lo que quieran consultar”.

Satisfacción.
Arballo señaló que “es una experiencia que se hace desde el interior de las escuelas, particularmente rica y distinta en cada uno de los cursos y que es muy buena para el funcionario que va porque se expone a la obligación de hablar en lenguaje llano, en formato didáctico y sencillo, y eso es todo un ejercicio”. Reflexionó que “la gran mayoría de funcionarios que participó siempre ha quedado enormemente satisfecho, porque también ese es el beneficio que la Justicia tiene; es como una gratificación personal y también un llamado de atención”.
Indicó luego que “esa es la parte que se hace en las escuelas con el asesoramiento y el apoyo de directivos y docentes; lo que se les propone luego es decir: ahora que les explicamos cómo funciona el sistema, qué es lo que se hace y lo que no, veamos de qué forma hacen de cuenta ustedes que deben hacerlo”.

Simulacro.
El secretario indicó que “ese es el simulacro de juicio, que es lo que realizamos hoy (por ayer) pero que está precedido por una tarea de preparación que ellos asumen: ya saben de antemano que van a tener que litigar el caso como fiscales, querellantes o defensores y que van a tener que decidirlo como jueces. Realizan esta tarea con el apoyo, la asistencia y el asesoramiento de sus docentes y de los funcionarios judiciales”.
A continuación, Arballo explicó que “hacemos una estructura, una presentación de juicio relativamente simplificada donde intervienen testigos, peritos y la víctima, el acusado; son como actores propuestos por la misma institución educativa, y se hace una audiencia formal donde se realizan los juicios habitualmente. El cierre en Santa Rosa fue con alumnos del colegio Mabel Peralbo de Santa Rosa, el Instituto José Manuel Estrada de Doblas y el Instituto Neri Rubio de Lonquimay”.

Compartir