Advierten por billetes falsos

LOS DE $ 500 EN LA CIUDAD

Distintos comerciantes de la ciudad alertaron sobre la circulación de billetes falsos de 500 pesos, una advertencia importante por el alto valor y porque desde hace unas semanas salieron a la calle en gran cantidad.
En los últimos días al menos cinco comerciantes comentaron su inquietud a este diario sobre la circulación de billetes falsos de 500 pesos, que lucen un color verde con la figura de un yaguareté en su frente y un paisaje del Noroeste en el reverso.
“Veo los de 500 y se enciende la alarma, ya sufrí algunos así que ahora trato de ni recibirlos. En una despensa de la cuadra les pagaron con tres billetes de 500 falsos. Incluso me dijeron que han salido desde los cajeros de los bancos”, comentó el propietario de un kiosco de la avenida Uruguay.
Desde esta redacción se buscó alguna comunicación oficial respecto a lo señalado por los comerciantes, pero no hubo respuestas. También se resaltó que el billete de 500 tiene particular similitud con el de 5 pesos, al menos en tamaño y color, lo cual genera que algunos los confundan, sobre todo personas mayores que pueden verse perjudicadas por algún “vivo” que las engañe.
Los nuevos billetes, al igual que el de 200 pesos, tienen un papel rígido, distinto al de los billetes de menor valor. El de 500 pesos comenzó a circular en julio último pero al menos en Santa Rosa recién se hizo más masiva su aparición desde diciembre. De acuerdo a datos del Banco Central, ya hay 34 millones en la calle y la mayoría de los cajeros de la redes Link y Banelco los entregan.
El billete está hecho con papel cien por ciento de algodón, tiene una leve tonalidad verdosa y cuenta con estrictas medidas de seguridad, tales como marca de agua que reproduce al yaguareté y al número 500, fibras fluorescentes a la luz ultravioleta y un hilo de seguridad que cambia de verde a azul. Mide 15,5 cm x 6,5.
Cuando salieron los primeros billetes muchos resaltaron que estaban escritos al revés, pero desde el Banco Central aclararon que, lejos de tratarse de un error, el nuevo diseño responde a un tendencia de otros países, como es el caso del franco suizo y el peso venezolano y que además tienen un formato vertical y no horizontal como el resto de los billetes.