Advirtieron que en 2009 la protesta será más contundente

Los estatales se movilizaron ayer hacia la Casa de Gobierno, en el tercer día del paro general convocado por el frente de gremios, para reiterar el reclamo de recomposición salarial y paritarias.
Una buena cantidad de manifestantes, alrededor del millar, se concentró a las 10.30 en la Plaza San Martín y desde allí marcharon por algunas calles del centro santarroseño hasta converger en la Avenida San Martín con rumbo al Centro Cívico.
Ruidosamente (bombas de estruendo, altoparlantes y tambores y bombos en cantidad), los estatales se hicieron oír a metros del despacho del gobernador Oscar Mario Jorge, quien en las últimas horas ratificó el descuento de los días no trabajados y le recordó a los empleados de la administración pública que la ley 643 los obliga a cumplir, como funcionarios públicos, con sus tareas en beneficio de los ciudadanos.
ATE, UPCN, judiciales, viales, municipales, salud, CTA, SIPOS, docentes y 2343, ente otros sectores, formaron parte de la protesta que, según sus dirigentes, se incrementará en 2009.
"Hoy hemos llegado al cierre de un año donde quedó demostrado el crecimiento y la unidad de los gremios, y no sólo en la cantidad, sino también en la calidad de nuestros delegados", remarcó Daniel Pérez (ATE), la voz cantante de la movilización al dar por finalizada la concentración.
"Luchamos en cada rincón de la provincia acompañando y garantizando que los resultados de las discusiones salariales estén al tono con la necesidad de los trabajadores estatales y no con la necesidad de cuidar la estabilidad de las cuentas públicas".
"Esta lucha en las calles ha demostrado nuevamente a los estatales, que la unidad de los sindicatos ha dispuesto la pelea por los compañeros en todo su conjunto, y que no nos hemos quedado llorando cada vez que golpeamos las puertas del gobierno y no nos ha atendido", agregó el gremialista.
"Pese a algunos idiotas útiles que se prestan para criticar nuestras acciones, estén seguros que no firmaremos nada a espaldas de los trabajadores, ni en contra de lo que se apruebe en una asamblea".
Pérez cuestionó a los que "creen que lo más inteligente es tornarse sumiso o no seguir reclamando lo que nos corresponde" y afirmó que 2009 "será desde el primer día un año donde las acciones serán más que contundentes con paros y movilizaciones una y mil veces".