Agrupación apoya a precarizados

RECLAMO POR EL PASE A PLANTA PERMANENTE

Desde la Agrupación Docente “Carlos Fuentealba” (FND-CTA) manifestaron su apoyo a los trabajadores y las trabajadoras precarizados de la provincia de La Pampa en el marco de la lucha que vienen protagonizando por su reconocimiento y por el pase a planta permanente en el Estado.
En ese sentido, destacaron que “la pelea que están llevando adelante los compañeros y las compañeras de la Subsecretaría de Adicciones y Salud Mental, la Dirección de Recursos Naturales, La Secretaría de Turismo y la Dirección de Niñez y Adolescencia reviste una importancia fundamental, ya que denuncia y pone en evidencia una de las políticas estructurales más atroces del actual gobierno: la precarización y la flexibilización laboral”.
A través de un comunicado de prensa desde la agrupación docente resaltaron que “estos flagelos no son novedosos en nuestra provincia y en el país, han cobrado una magnitud impensada años atrás, ya que se estima en más de 3.000 el número de compañeras y compañeros precarizados en todo el ámbito de la provincia, bajo distintas formas de contratación.
Al mismo tiempo, rechazaron de manera rotunda las declaraciones formuladas a la prensa por el ministro de Bienestar Social, Raúl Ortiz, ya que “las mismas persiguen la intención no solo de ningunear la lucha que vienen protagonizando los compañeros precarizados, sino también la de eludir la responsabilidad que le cabe al Estado y al actual gobierno, que no les ha ofrecido ninguna respuesta concreta ante sus sostenidos reclamos”.

Dos medidas.
Asimismo, acompañaron las medidas que están llevando adelante las y los estudiantes del Instituto de Formación Docente de Santa Rosa y la comunidad educativa de la Escuela 110 de la localidad de 25 de Mayo.
“Ambos reclamos tienen un trasfondo común y recurrente: la falta de inversión en infraestructura por parte del Ministerio de Educación de la Provincia de La Pampa. Aquí tampoco resulta novedad la ausencia o desidia del Estado: ya se trate de la construcción de un edificio propio para el dictado de clases, como ocurre en el primer caso, o la falta de calefacción que motivó la suspensión de actividades, tal como acaeció en el segundo”, indicaron.
Y concluyeron: “Es la motivación, la lucha y el reclamo sostenido de estudiantes, docentes y toda la comunidad la que logra torcerle el brazo a las autoridades, sacar a los funcionarios de sus cómodas oficinas para que tengan que rendir cuentas y exponer ante la opinión pública la realidad por la que atravesamos los trabajadores pampeanos cotidianamente”.