Ahorros por $4.577 millones

CUENTAS CORRIENTES, PLAZOS FIJOS Y BONOS EN PESOS EN LA PAMPA

La cifra expresa el nivel de las reservas monetarias atesoradas en 2015 por el Estado provincial. Representa el 31,5 por ciento del presupuesto para este año, a pesar del estancamiento de la inversión y la menor ejecución de obras públicas.
El nivel de reservas monetarias atesoradas en 2015 llega a 4.577.580.000 pesos, es decir, el 31,5% del presupuesto para este año a pesar del estancamiento de la inversión y menor ejecución de obra pública. Estos fondos están compuestos por dineros públicos provenientes de la administración central y organismos descentralizados, colocados en cuentas corrientes, plazos fijos, títulos públicos en pesos y dólares en el Banco de La Pampa, el Banco de la Nación Argentina y en la Comisión Nacional de Valores.
Aquel colchón de ahorros, a pesar de carencias económicas, creció en 2014 por dos razones: la progresiva suba de la coparticipación (35% promedio), de los recursos propios (28%), de las regalías (33%) y de los contratos directos con petroleras (36%), recursos significativos en el presente año electoral para el Gobierno.
Esa quimera de que en La Pampa nunca están los dineros suficientes para mejorar las condiciones salariales de los empleados públicos, mejorar la estructura edilicia de escuelas y hospitales, queda sepultada con las variaciones patrimoniales y reservas monetarias alcanzadas por la provincia en 2014.

Entra más de lo que sale.
Si bien se desaceleró el incremento de los ahorros públicos en un año complejo, hace casi cinco que las arcas locales reciben más de lo que gastan, aunque no se reflejen como tales en los presupuestos que en los últimos ejercicios tienen algún déficit. Mucho tiene que ver que el impacto en la recaudación local (ingresos brutos, inmobiliario, sellos y vehículos) y los no tributarios.
En total llegarán a los 4 mil millones para 2015. Si bien por un lado hubo crecimiento de los alicaídos recursos propios por impacto inflacionario en gravámenes locales; mejora en la rentabilidad del sector agropecuario e incremento de la actividad petrolera incluso con la caída del precio del barril de petróleo a pesar de la subvención de Nación.
Pero la vedette sigue siendo el ingreso de las transferencias nacionales que, para 2015, será de 8.505 millones de pesos. Ya el 26 de septiembre de 2014 el ministro (de Hacienda, Sergio) Violo comunicó a la Legislatura un incremento de los recursos de 786 millones de pesos (Nota 62/14) y un aumento de la recaudación propia por sobre el 30 por ciento.

Celosamente vigiladas.
Lo impactante de los números guardados bajo muchas llaves ha sido el elevado nivel de ahorros de la provincia en épocas en que a todos no les ha ido tan bien en La Pampa. Tales reservas (Fondo Neto Disponible, rentas generales, depósitos en aplicación, garantías de licitaciones, rentas de organismos descentralizados, moneda extranjera y colocación en bonos soberanos) alcanzaron los 1.854,25 millones de pesos en dineros disponibles junto a los depósitos en el BLP (la banca mixta provincial cerró el balance con 2.590 millones en dineros del Estado).
Todo ello le da aire al PEP para aplacar las apetencias salariales de los gremios y aumentar el asistencialismo en este año electoral. Lo concreto es que el gobierno provincial ha obtenido una cuantía de ahorros durante el año pasado sin precedentes en su historia y que trepa hasta el 14,9% del Producto Bruto Geográfico (PBG) pampeano que llegará a 15.714 millones en 2015, según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE).
Qué hacer con aquellos ahorros y con el superávit fiscal obtenido es una pregunta importante, porque la decisión que se adopte tendrá consecuencias decisivas sobre la evolución económica de corto plazo, sobre las condiciones de crecimiento en el largo plazo y sobre la negociación política interna de la posible transición política en el propio partido del gobierno o a la oposición a partir del 10 de diciembre.
Hay 4.577 millones guardados con un presupuesto vigente superior a los 14 mil millones, es decir el 31,5% de los gastos corrientes y de infraestructura para 2015.

Superávit y transferencias.
Además de aquellos dineros economizados por La Pampa y obtenidos en el ejecutado del 2014 (a los diputados se les informó en septiembre recién los de 2013), también pudieron conocerse otros números de las cuentas públicas, ya no tan sorpresivos como los antedichos, pero que sí importan a efectos macroeconómicos. Se trata del superávit financiero primario de 1.551 millones de pesos a valores corrientes y también del importante superávit de recaudación que llegó a los 5.482 millones de pesos.
Sin dudas que la evolución de los envíos de coparticipación más las transferencias de afectación específica hacia aquí está directamente ligada al crecimiento de la recaudación nacional por mayor demanda interna y la inflación que impacta de lleno en la recaudación (el año pasado la AFIP aspiró en La Pampa 4.332 millones de pesos). Lo contradictorio es que mientras los informes oficiales y de consultoras privadas dicen que La Pampa es uno de los distritos que menos creció el año pasado, que menos inversiones foráneas tuvo y que menor mano de obra generó en su mercado interno, por el otro, es la provincia que tiene los mejores ahorros con relación a su presupuesto anual (31,5 por ciento). Una contradicción que pone en el tapete la enorme injerencia del Estado en la economía local y el bajo aporte de la privada. Evidentemente algo falla. (JRR)