Alarcón admitió ser la autora

COMENZO EL JUICIO POR EL CRIMEN DE CRUZATE

La primera jornada del juicio por el crimen de Darío Cruzate se desarrolló ayer en la Ciudad Judicial de Santa Rosa. La principal acusada, María Alejandra Alarcón, reconoció haber sido quien apuñaló a la víctima, pero manifestó que fue en defensa propia. Los otros imputados, Rubén Esteban Carriqueo y Fabián Andrés Echeverría, declararon que no participaron del ataque.
El próximo lunes a las 8.30 se realizará la segunda jornada, con la presencia de dos peritos, entre ellos el médico forense Juan Carlos Toulouse, y el martes se presentarán testigos de la defensa y la querella. Los imputados se encuentran detenidos.
El fiscal Oscar Cazenave acusó a Alarcón de homicidio simple, que lleva una pena que va de 8 a 25 años de prisión, mientras que los demás imputados fueron imputados como partícipes necesarios, manifestando que ayudaron a lavar el arma homicida y a ocultarla sobre los techos.
La querella, encabezada por Marcelo Turnes y Paula Lastiri, busca probar que fue un homicidio calificado por alevosía. Por otra parte, la defensa a cargo de Pablo Maldini, quien defiende a Etcheverría y a Alarcón, planteó que María Alejandra Alarcón actuó en legítima defensa, mientras que Etcheverría no intervino en la pelea, por lo que solicitó la absolución.
Ivalú Turnes, defensora de Carriqueo, pidió por la absolución de su defendido, al considerar que no tiene nada que ver en el hecho.

Declaraciones.
Los acusados declararon al inicio del debate ante el tribunal integrado por los jueces Carlos Mattei, Gastón Boulenaz y Carlos Besi, dando su versión de cómo ocurrió el hecho. María Alejandra Alarcón fue quien estuvo más tiempo declarando. Finalmente manifestó que se había defendido porque Darío Cruzate quiso lastimarla.
Durante el juicio oral y público, se presentaron dos testigos. Uno de ellos, de apellido Chena, manifestó que todos imputados estuvieron implicados en el hecho. El testigo restante, una mujer, dijo que sólo Alarcón estuvo en el hecho.

El hecho.
El 23 de octubre de 2015 a las 3 de la madrugada, Darío Cruzate (27) , quien finalmente resultara asesinado, ingresó junto a otra persona a un complejo de departamentos de la calle Libertad al 1157, en el barrio El Molino, supuestamente buscando a un tercero. En estas circunstancias, se encontró con un grupo de más de 10 personas que comía un asado en el patio del lugar, iniciándose una pelea, en la cual Cruzate fue atacado a golpes de puño, patadas y recibió dos puñaladas que le costaron la vida. El joven murió en el hospital Lucio Molas.

Compartir