Alerta de un fiscal por una casa ocupada

Desde hace algunas semanas tres familias, constituidas por jóvenes parejas, están usurpando una vivienda en Alberdi 631, casi Edison; y el fiscal Mauricio Piombi por eso está llevando adelante una causa que debiera concluir en el desalojo.
No obstante el funcionario judicial habría contemplado que esas familias tienen cinco hijos de corta edad que, obviamente, no pueden ser arrojados a la calle.
Algunos vecinos se han mostrado molestos y pretenden que los ocupas dejen el lugar. Incluso habrían realizado presentaciones y llamados a la policía acusando a los jóvenes de arrojar piedras sobre sus viviendas.
Esta misma semana uno de los ocupantes ilegales se acercó hasta este diario para expresar que tienen cierto temor por la persistencia policial en concurrir a la vivienda -en realidad tres piezas en condiciones verdaderamente lúgubres- para reprocharles su condición de ocupas.
Al parecer los uniformados habrían actuado porque las familias “están colgadas” del servicio eléctrico de un vecino, que habría elevado su queja a la CPE Santa Rosa, y así se lo hizo saber el subjefe de la Seccional Tercera a este diario.
De todos modos, la persistencia policial no aparecería del todo justificable, y ayer el propio Piombi señaló que no extendió ninguna orden para que los agentes actuaran. Informó que la causa está iniciada, y que él mismo puso en alerta a las autoridades de Acción Social de la municipalidad capitalina, y también a Familia y Menor de la provincia.