Algunos barrios aún padecían la falta de agua

Luego de varios días en que los vecinos padecieron la falta total de agua en sus canillas, el servicio estaría "completamente normalizado" a partir de hoy a la mañana, según informó ayer el director municipal de Agua y Saneamiento, Nicolás Echevarría.
Durante la mañana de ayer la provisión llegó a distintos barrios, aunque algunas zonas permanecían "sin una gota", según los llamados de vecinos de Villa Alonso, Villa Germinal, Aeropuerto, Pueblos Originarios, Obreros de la Construcción y Villa Martita; entre otros.
El miércoles, cuando se solucionó la rotura en el Acueducto del Colorado, "comenzó a entrar agua a la cisterna y desde ese momento, se comenzó a enviar directamente a la red para su llenado", aseguró Echevarría a LA ARENA.
De esta forma, confirmó que en la jornada de ayer ya algunos barrios de la ciudad habían amanecido con provisión del servicio, aunque el mismo no se encontraba totalmente normalizado. "En el centro, la presión es de seis metros, así que está bien aunque no ocurría lo mismo, por ejemplo, en el barrio Néstor Kirchner, donde se registraba menor presión, pero hay agua en las canillas de servicio, así que está cubierto", puntualizó el funcionario municipal.

"Normalizado".
Echevarría expresó que la misma situación de baja presión se daba en la zona del barrio Aeropuerto, donde la presión llegaba a los cuatro metros. "Con respecto a las zonas más complicadas, ya se están llenando las cañerías", confirmando que la normalización en las mismas se produciría en horas de la tarde de ayer.
Esta demora se daría en la zona centro sur, alrededor del Casino Club y de Villa Martita. "Desde la avenida Palacios hasta la calle Tello hay red, calculamos que con estas temperaturas (de ayer) durante la noche estará entrando agua en todos los tanques", detalló.
Por último, Echevarría aseveró que "el viernes todo el servicio debería estar normalizado sin mayores inconvenientes", sentenció.

Quejas.
La demora en la normalización del servicio hizo estallar de ira a los vecinos, que utilizaron especialmente todos los medios de comunicación y las redes sociales para contar sus padecimientos. En las radios los llamados fueron constantes desde distintas zonas y, en muchos casos, las quejas eran porque había roturas y pérdidas.
En ese sentido, muchas canillas habían quedado abiertas cuando se cortó el servicio y, cuando el agua volvió, quedaron perdiendo. Desde el municipio se había adelantado que cuando la presión se normalizara era posible que se produjeran roturas, por eso en muchas calles se vieron pérdidas.