Ampliarán frigorífico de Santa Isabel

INVERSION DE CASI CUATRO MILLONES DE PESOS

El gobierno de la provincia ampliará durante el año que viene las instalaciones del frigorífico Carnes Naturales, de Santa Isabel, para agregar nuevos cortes a la producción habitual, siempre en el segmento de pequeños animales y carnes alternativas.
La licitación supone un presupuesto oficial de 3.933.474 pesos y un plazo de ejecución de obra de un año (360 días corridos). La apertura de los sobres con las ofertas económicas está prevista para el 17 de diciembre.
Sebastián Lastiri, director del Instituto de Promoción Productiva, le explicó a LA ARENA que con esta obra se prevé ampliar el ciclo 2 del frigorífico, correspondiente a la parte de desposte para producir nuevos cortes en los animales que ya se vienen faenando: chivo, cordero, llama y vizcacha, con productos como paletas, cuartos y lomos. “La idea es seguir generando valor agregado en beneficio de los productores de la zona”, sostuvo.
Además mencionó que en lo que va del año, el frigorífico ya superó los niveles de faena de 2013, que hasta ahora había sido el máximo histórico.

Nacional y de exportación.
La planta del frigorífico Carnes Naturales está ubicada en el kilómetro 323 de la ruta 151, entre Santa Isabel y Algarrobo del Aguila, y el mes que viene cumple 10 años desde su creación, período en el que ha pasado por épocas malas y buenas en cuanto a producción. Desde un principio se lo pensó para darle salida e incrementar la producción de los pequeños productores del oeste pampeano. Está conformado como sociedad anónima con capital mayoritario del gobierno provincial y el resto de los propios productores.
Cuenta con alrededor de 20 empleados y según la época del año faena caprinos, ovinos, vizcachas, ciervos y llamas. Dentro de la provincia comercializa en Santa Rosa, General Pico y Eduardo Castex y llega con su producción también a Buenos Aires, Mendoza, San Luis, Salta, Santa Fe, San Juan y Córdoba.
En los últimos años, no obstante, encontró un puerta importante de exportación a partir de la faena de la cabra “de descarte” -los animales que ya cumplieron su ciclo reproductivo y que hasta ahora morían en el campo sin aprovechamiento- vendiendo a través de un cliente local a destinos como Angola, Curazao, Kuwait, República Democrática de Congo, Vietnam, Saint Marteen.