“Ante una nueva tragedia”

JAVIER BOGANTES Y LA FUCHAD RECORRIERON EL RIO SALADO

Sorprendido por un escenario desolador y la falta de solidaridad de las provincias hermanas, el presidente del Tribunal Latinoamericano del Agua, Javier Bogantes, advirtió que si La Pampa no toma medidas urgentes, la crisis en el oeste pampeano será aún más grave y en un futuro afectará también al río Colorado. Bogantes recorrió ayer el tramo del río Salado entre Paso de los Algarrobos y Puelches para constatar la denuncia de crisis hídrica que hizo la Fundación Chadileuvú ante el organismo. “El desierto avanza más rápido de lo que se creía”. La visita continuará hoy.
Una comitiva integrada por una docena de personas se desplazó ayer a primera hora hacia el oeste pampeano para recorrer el tramo inferior del río Salado-Chadileuvú, desde la desembocadura del último afluente, el río Atuel, hasta el sistema lagunar de Puelches. La comitiva estuvo integrada por el presidente del Tribunal Latinoamericano del Agua, Javier Bogantes, el presidente de la Fundación Chadileuvú, Héctor Gómez, y un grupo de integrantes de esa entidad junto a algunos vecinos de la zona.
La comitiva salió a primera hora de la mañana y tomó por la ruta provincial 14 hasta llegar a Paso de los Algarrobos, donde el camino intercepta el cauce del río Salado. Desde ese paraje se dirigieron con rumbo sur hasta llegar a la localidad de Limay Mahuida, y luego continuaron hasta La Reforma, el sistema lagunar de Puelches y finalmente la localidad homónima. La recorrida continuará hoy por la zona cercana a Puelches, con especial interés en el río Curacó, el extremo distal de la extensa cuenca del Desaguadero-Salado-Chadileuvú.

Medidas urgentes.
En comunicación telefónica desde Puelches, Javier Bogantes relató que las entrevistas mantenidas con las personas que viven en el lugar “me han permitido conocer esta tragedia que han vivido desde que se ha perdido el agua”.
“Es una situación de enorme injusticia, que ha generado que miles de hectáreas que podrían ser fértiles, cutivables, ahora estén abandonadas a la suerte, a la incertidumbre de los fenómenos climatológicos”.
En estos días, el río lleva algo de agua, pero es poca y a raíz de las últimas lluvias. “Si no fuera por eso, estaría todo seco”, advirtió.
Sorprendido por la “situación de injusticia y de iniquidad” tanto en la aplicación de las leyes como en la solidaridad de provincias que se dicen “hermanas”, Bogantes consideró que “viendo el presente y de continuar esta situación, vamos a llegar a afectaciones más graves”. Advirtió que ese escenario incluye también al río Colorado, pieza clave para la mayoría de la población pampeana porque es la principal fuente de agua potable para miles de personas.

Avanza el desierto.
“Estoy parado frente al paso del río Salado y estoy viendo un desierto que avanza”, relató el abogado durante la conversión telefónica. “Desde un punto de vista hidrológico, esto es una tragedia, y más viendo la gente que ha tenido que emigrar, todos estos terrenos sin producción y esta biodiversidad maravillosa que se ha perdido”.
“Lo que hemos hablado con los pobladores es que es urgente que La Pampa disponga medidas al respecto para pelear contra la falta de solidaridad de esas provincias”, relató Bogantes, quien se mostró impactado por la profundidad de los testimonios y la fortaleza de la gente del lugar. “He escuchado testimonios realmente conmovedores”, confesó.

Compartir