Anticipan “durísima” respuesta a la “nueva” propuesta de Mendoza

AHORA, HASTA EL GOBERNADOR DE MENDOZA MIENTE SOBRE LOS ACUEDUCTOS EN LA PAMPA

La respuesta del gobierno provincial a Mendoza “será durísima”, y no dejará lugar a dudas acerca del posicionamiento pampeano en relación con la pretensión de la provincia cuyana de llegar a un entendimiento en torno al río Atuel.
El gobernador Carlos Verna, quien permanece en la residencia afectado por un estado gripal, sólo atiende a unos pocos y cercanos colaboradores -más allá que mantenga contactos telefónicos con algunos dirigentes-, pero está encima de la respuesta que el gobierno pampeano le dará a la provincia de Mendoza. Este diario pudo saber que la contestación contendrá términos “muy duros”, porque Verna considera inaceptable que ahora -acuciado por las circunstancias-, Mendoza se preocupe por un entendimiento que nunca propició.

Posiciones bien disímiles.
Como informara LA ARENA la vicegobernadora mendocina Laura Montero, presidenta del Senado de su provincia, había enviado una misiva al propio Carlos Verna, donde indicaba la necesidad de un mínimo acuerdo, que podrían incluir obras que, sorprendentemente, ya estaban determinadas en el Convenio del Atuel, que en 2008 firmaran la presidenta Cristina Fernández, y los gobernadores Oscar Mario Jorge y Celso Jaquez, respectivamente, por La Pampa y Mendoza. En tanto en nuestra provincia la Cámara de Diputados ratificó ese convenio, en Mendoza nunca se progresó en la aprobación legislativa y no hubo avances entre ambos Estados.

La hora de los abogados.
Ahora dos abogados -que tienen orden de “no hablar con nadie” (léase el periodismo, o alguien que pueda hacer trascender la réplica pampeana)-, son los que están trabajando afanosamente en las objeciones que planteará La Pampa. Lo que es seguro es que no se accederá a levantar la demanda judicial, como pretende la vicegobernadora cuyana; y se planteará que la ONU ya le dio la razón a La Pampa en la cuestión. Cabe recordar que hubo hace algunos días una declaración de Naciones Unidas, que le solicitó al gobierno nacional que intervenga para dar “una solución definitiva” a la problemática del río Atuel, lo que obviamente dejó a nuestra provincia bien parada ante la situación.

Fortaleza pampeana.
Después de aquella declaración La Pampa le pidió a la canciller Susana Malcorra que plantee el caso ante la Asamblea de las Naciones Unidas; y el gobernador Carlos Verna paralelamente le solicitó al presidente Mauricio Macri que intervenga en el conflicto interprovincial del río Atuel.
Fue recién ante esa andanada de circunstancias que Mendoza reaccionó “positivamente” y trató de generar un acercamiento con nuestra provincia. Parece una actitud tardía, porque es manifiesta la desconfianza no sólo del gobierno provincial, sino además de otros estamentos -como la Fundación Chadileuvú y otros sectores- que alertaron sobre la consecuencia mendocina de eludir durante décadas cualquier tipo de acuerdo que pudiera favorecer también a nuestro territorio.
“La respuesta será durísima”, aseguran, y recién se dará a conocer luego que el gobernador reasuma sus funciones, precisamente mañana.

En reposo hasta mañana
El gobernador Carlos Verna continúa en reposo a raíz de una gripe. El mandatario “se encuentra en estado de recuperación después de responder al tratamiento farmacológico y a la prescripción de reposo, siendo un paciente con antecedentes de asma bronquial, hipertensión arterial y diabetes tipo II; esto derivó en una intercurrencia respiratoria aguda de la que se encuentra evolucionando con vistas a su plena recuperación para retomar la agenda oficial el miércoles”, destacó el comunicado oficial. El parte médico fue aportado por el médico Rubén Kohan. Verna no irá hoy a Buenos Aires a la reunión de los gobernadores con el presidente Mauricio Macri por la coparticipación.

Las pretensiones de Mendoza
El pasado jueves 28 de julio el gobernador Carlos Verna recibió en su despacho una carta enviada por la vicegobernadora mendocina Laura Montero con una propuesta de acuerdo frente al conflicto del río Atuel que contemplaría -al parecer de los cuyanos- los intereses de ambas partes.
La misiva fue remitida en el marco del proceso judicial que La Pampa inició en el año 2008 contra Mendoza por el incumplimiento de la sentencia del año 1987, que declaraba la interprovincialidad del río y ordenaba un uso acordado del recurso. Las propuestas mencionadas por la vicegobernadora Montero en aquella nota incluyen el levantamiento de esa acción judicial.
El escrito que recibió el ingeniero Carlos Verna era, en todo caso, una comunicación oficial que estaría poniendo en evidencia que la provincia de Mendoza aparece como dispuesta a modificar su estrategia en torno a la relación con La Pampa. Podría decirse que está tomando una posición bien diferente a la que ha exhibido a lo largo de la historia en el conflicto con nuestra provincia por el río Atuel.
Laura Montero, titular del Senado de Mendoza, propone ahora llegar a un entendimiento a través de un Protocolo Preliminar de Entendimiento, que sería firmado entre los gobiernos de la Nación y de ambas provincias para el uso compartido de las aguas del Atuel. Además Mendoza propone llevar adelante una serie de obras de infraestructura que garantizarían un ingreso permanente de agua del Atuel a territorio pampeano pero también pretende que La Pampa abandone los juicios que tiene en marcha contra Mendoza.

“No podemos darle agua”
El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, ratificó que esa provincia no tiene ninguna intención de permitir que el curso del río Atuel llegue en forma permanente a la provincia de La Pampa. “No podemos darle agua porque ni siquiera regamos las 75 mil hectáreas que la Corte nos autoriza”, explicó Cornejo.
El mandatario mendocino criticó además que todas las obras de acueductos pampeanos fueron dirigidos a las zonas urbanas y no a la parte más árida. El radical desconoció de ese modo la historia que tiene La Pampa respecto a la construcción de acueductos, pues omitió mencionar que antes de construir el del Río Colorado, que trae agua de la margen sur de la provincia hacia los pueblos del sur y centro provincial, existen el de Puelén-La Reforma-Limay Mahuida-Chacharramendi (258 kilómetros), el de Casa de Piedra-Puelches (117) y el de Agua de Torres-La Humada (25).
Las declaraciones de Cornejo, cargadas de mentiras para favorecer la cuestionada posición de Mendoza en torno al corte unilateral de un río interprovincial, repiten la lógica de las expresiones vertidas días atrás por el fiscal de Estado de aquella provincia.
El gobernador realizó declaraciones durante una visita a IMPSA (Industria Menotti Pescarmona S.A.), en la que estuvo acompañado por el ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren. Allí dijo que estaba esperanzado en poder anunciar la próxima semana la concreción de los acuerdos necesarios con Nación para la realización de la obra de Portezuelo del Viento, la cual incluye un trasvase de agua del río Grande al Atuel.
El radical aseguró que el trasvase mejorará los niveles hídricos del Atuel, lo cual beneficiará “a los ciudadanos de La Pampa”. La postura de La Pampa respecto a Portezuelo es que solo se autorizará su realización si queda expresamente claro que el manejo de la central hidroeléctrica estará en manos del Comité de Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco).

Compartir