Apelan una condena

LESIONES LEVES Y DESOBEDIENCIA

La defensora oficial Paula Lorena Arrigone apelará esta mañana, ante el Tribunal de Impugnación Penal, la prisión preventiva de Jorge Fabián Nowak, un carpintero de 43 años que fue condenado a seis meses en suspenso por ser autor de los delitos de lesiones leves calificadas por el vínculo y desobediencia judicial.
A raíz del análisis de las pruebas colectadas en la etapa de la investigación fiscal preparatoria, y a su vez con el reconocimiento realizado por el propio Nowak, se comprobó que el 16 de noviembre del año pasado, cuando se encontraba junto a su pareja en la vivienda que compartían, y tras una discusión, le dio una patada en la cara -provocándole lesiones- y se fue del lugar.
El juez Mauricio Piombi, en aquella oportunidad, le impuso como reglas de conducta por el término de un año y bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad en caso de incumplimiento, la obligación de fijar residencia, abstenerse de relacionarse de modo alguno con la víctima y someterse a un tratamiento y abordaje efectivo de su problemática con adicciones.
La medida fue consecuencia de un pedido de juicio abreviado elevado por el ex fiscal Fernando Fassina -el Superior Tribunal de Justicia lo removió de su cargo-, la defensora oficial Mariel Annecchini y el imputado, quien aceptó la autoría del hecho y la sanción a recibir.

Incumplimientos.
Cabe destacar que Nowak incumplió una restricción de acercamiento homologada por la jueza de control María Florencia Maza, ya que “realizó llamadas telefónicas y envió mensajes de texto de manera constante a la mujer, manifestándole su deseo de retomar la relación y profiriéndole insultos”; así como también el 15 de diciembre del 2014″ se paró del otro lado de la ruta donde se encuentra el lugar de trabajo (de la víctima) y le manifestó insultos y en reiteradas ocasiones transitó en su vehículo dando vueltas por el domicilio” de ella.
En tanto, se dio por hecho que el 13 de enero de este año, Nowak volvió a violar una orden restrictiva ya que cuando su pareja se hallaba en la calle Hilario Lagos, entre Coronel Gil y 25 de Mayo, reiteró los insultos y la amenazó de muerte.