Aprueban Día de Derechos Humanos

La comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados emitió ayer por unanimidad despacho favorable para la institucionalización del 14 de julio como el Día de los Derechos Humanos en la Provincia de La Pampa. La iniciativa es de autoría del diputado Darío Hernández (Frente Renovador) y será sancionada en el recinto de la Legislatura en sesión ordinaria.
“El 14 de julio de 1976 por la mañana aparecieron en Jacinto Arauz tanques de guerra, soldados, coches de la policía que tomaron el pueblo. Lo primero que hicieron es ir a un colegio secundario que tenía orientación agraria, a donde hacía un año y medio habían llegado unos profesores de Bahía Blanca, que eran militantes de la Juventud Universitaria Peronista”, dijo Hernández.
Durante la comisión presidida por la diputada María Soledad Sciu (PJ), el legislador manifestó que “los profesores trabajaban con otra metodología, con mucha relación con los alumnos, hacían huertas comunitarias, producían lechones y terneros en una chacra. Los chicos trabajaban mucho en el campo, algo que nunca se había visto”.
“En esa época donde todo era ‘por algo será…’, empezó un comentario sobre reuniones políticas, los profesores eran opositores a la dictadura y alguna gente del pueblo hizo una denuncia por marxistas, comunistas, quienes estaban en contra del régimen eran guerrilleros en ese momento. Entonces, un buen día aparecieron los militares, allanaron el pueblo y los detuvieron”, agregó.

Emoción.
En su exposición, el diputado Hernández se emocionó cuando nombró a Samuel Bertón, “un tipo muy querido que terminó muriendo después de salir de la cárcel” y añadió que los militares “estuvieron cuatro días con el pueblo tomado y a mucha gente eso le impactó mucho”. Recordó que cuando fue intendente de Jacinto Arauz, institucionalizó el 14 de julio como el Día de los Derechos Humanos porque “esta gente tenía que tener una reivindicación del pueblo pero debo decir con mucha tristeza que desde que dejé de ser intendente nunca más se recordó ese día. Nunca se ocuparon del tema; ningún pueblo sufrió tanto como Arauz”.

Compartir