Arangoa celebra sus 32 años de arte

LA ARTISTA PAMPEANA INAUGURO SU RETROSPESCTIVA EN EL MUSEO VERDE

Pinturas, objetos, grabados y fotografías forman parte de la retrospectiva de Marta Arangoa que fue presentada ayer en el Museo Verde. La muestra estará colgada hasta fin de mes.
Una retrospectiva es un reto, un espejo impiadoso que deja al artista al descubierto. Es la obra enfrentándose a su hacedor de una manera impiadosa y descarnada cuando menos inquisitiva. “¿Qué has hecho en todo este tiempo?” “¿has mejorado la técnica?” “¿qué emoción te genera verme hoy?” “¿siguen siendo las mismos motores los que te movilizan?”. Ese tipo de preguntas son las que podría hacerle la obra al artista si existiera la posibilidad de que conversaran, humanamente hablando. Esos interrogantes se le vinieron encima a Marta Arangoa el año pasado cuando le propusieron armar su retrospectiva (1984-2016) que fue inaugurada ayer en el Museo Provincial de Artes ante un centenar de personas.
“Yo me siento muy orgullosa y siento que valió la pena. Por ahí en muchas obras he logrado lo que quería y lo he disfrutado. A veces por ahí uno es un poco autocrítico en lo técnico o por no haber logrado llegarle a otro. Uno no sabe si el otro recibió o no el mensaje. Si lo recibió cambiado es parte del juego. Lo triste es cuando no recibe nadie el mensaje. de alguna manera la gente que vino a mis muestras durante todo este tiempo me reconoció siempre. Entonces puedo decir que fue un camino bueno”,dijo la artista antes de inaugurar la muestra.

Obras.
“Las obras se van”. Eso dijo Arangoa para explicar el periplo que tuvo que hacer para juntar todos los cuadros y objetos que forman parte de la retrospectiva. Salvo una de las pinturas, actualmente ninguna estaba en su poder sino que había sido regalado o vendida años atrás, quizás hace décadas. Quienes la conocen hablan de su generosidad y del trabajo que le dio reunir toda la obra que días atrás se encargó de colgar Lihué Pumilla.
“Al principio era muy figurativa, pero después de empezar a hacer abstracciones en la figura humana surgió otra cosa. Yo pintaba y me gustaba cómo quedaban las texturas. A raíz de eso, me encontré con el grabado, al que lo hago de una manera muy parecida a la pintura. Ambas no desentonan”
-Hay ciertas cosas que te motivan en tu obra, como la historia, y eso es una posición política…
-Si, desde chica siempre me gustó la historia antigua, los egipcios me fascinaban. Yo leía mucho. Después comencé a leer sobre la historia nuestra, la de acá y también comencé a pensar en nuestros orígenes. La imagen que yo he logrado fue a partir de las historias y las leyendas americanas.
-Una retrospectiva supone un punto y aparte, lo que hice hasta ahora ¿Cómo se sigue después de esta muestra?
-Yo creo que no hay que dejar de trabajar. Seguir pintando. La evolución sigue. Yo hago esta muestra porque ya entré en años y es bueno hacerlo, a veces uno sigue trabajando y no se da cuenta. A mí las ganas de trabajar no se me han perdido.

Compartir