Aterrizaje de emergencia en la ruta 14

La obstrucción de uno de los tanques de combustibles, cuando el piloto transfería de un depósito a otro la alimentación del motor a unos tres mil metros de altura, hizo alterar la hoja de vuelo que Julio Contreras debía cumplir para enlazar la ciudad rionegrina de Allen con la cordobesa de Río Cuarto.
Ocurrió a la media mañana de ayer cuando el Cessna 182, matrícula LV-HAM, en el que viajaba con tres pasajeros se encontraba a 150 kilómetros al oeste de la capital pampeana.
Según el piloto, frente a este imprevisto, volvió al tanque de combustible anterior y tomó rumbo hacia Santa Rosa con la idea de llegar al aeropuerto y allí subsanar el desperfecto. Pero ante la falta de combustible y la posibilidad cierta de que el motor Continental se le parara mientras cruzaba la ciudad, decidió hacer un aterrizaje de emergencia en proximidades de Toay, en la ruta 14, a 6 kilómetros del cruce con la 35, el que se concretó sin problemas para la máquina y sus ocupantes.
“Son cosas de los fierros”, le comentó Contreras a LA ARENA, a la vera de cinta asfáltica hacia adonde habían desplazado el avión para evitar problemas de tránsito.
Aclaró que es conocedor de la zona, de allí su elección del lugar donde realizar la maniobra de emergencia, luego de comunicar la contingencia a la torre de vuelo de la aeroestación local.
“Es una ruta con muy poco tránsito y éste es un avión fácil de colocar. No tuvimos miedo, sí la expectativa de que todo terminara bien; pero insisto, en que es un avión que planea, que tiene ala alta por lo que se puede aterrizar en el campo”, aclaró el piloto.
Además de atender a la prensa, Contreras se comunicó con un mecánico de aviones de General Pico para que le solucionara el inconveniente que, entre otras consecuencias, generó la movilización de policías, bomberos y de ambulancias.