Atuel: “La Pampa no quiere que Mendoza se empobrezca”

El representante de la Asociación Alihuén, Leandro Altolaguirre, aseguró ayer que el daño ambiental provocado por Mendoza contra la provincia de La Pampa por el corte del río Atuel avanza a una cifra que supera los mil millones de dólares, “simplemente en restauración por todo lo que perdimos los pampeanos”, sobre todo en la zona del oeste provincial.
Destacó que el “espíritu” de la demanda que presentó el gobierno de La Pampa contra ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación apunta a la recomposición del ambiente y la restauración del caudal mínimo fluvioecológico del río, algo que “ya estaba garantizado en el protocolo de entendimiento interprovincial que formaba parte del documento que salió de la sentencia de 1987” del máximo tribunal.
Sobre la indemnización, agregó que “el pasivo ambiental por el uso arbitrario del Atuel, supera los mil millones de dólares, simplemente en restauración por todo lo que se perdió, ya que se trata de una cuestión que atraviesa prácticamente a toda la provincia, considerando que el río también tenía un efecto de mejorar la calidad del agua y mantener una biodiversidad importante”.
Altolaguirre, en este sentido, afirmó que ese resarcimiento económico debe ser asumido -en caso de una sentencia favorable de la Corte- por el gobierno nacional al considerar que “tampoco es intención de los pampeanos que los mendocinos tengan que empobrecerse para solucionar el problema que permitieron las distintas gestiones nacionales; por eso se colocó a Nación, en la demanda, como tercero responsable, es un corte que nos perjudica desde hace cien años”.
– Es necesario, además, considerar que al gobierno de Mendoza nunca le interesó solucionar el problema…
– La restauración del caudal mínimo fluvioecológico del agua le corresponde a Mendoza, porque fueron ellos quienes se quedaron con el agua que nos corresponde, pero desde Alihuén interpretamos que en la indemnización interviene Nación. También será importante la restauración del cauce para encausar el río, aunque para eso es necesario hacer distintos estudios.
– ¿Cuál es el mejor horizonte para que prospere la demanda pampeana?
– Mendoza siempre le tuvo miedo al caudal fluvioecológico, porque no se lo puede negar a La Pampa. El mínimo escenario es que se garantice para nuestra provincia 4,5 metros cúbicos por segundo promedio en el año de agua, sin realizar obras superiores, eso permite que se tenga en consideración la interprovincialidad del río. Después, hay otros escenarios que dependerán de conversaciones y estudios.

El escrito.
La Pampa presentó el pasado viernes ante la Corte Suprema y contra Mendoza una demanda de 401 páginas por el incumplimiento de la vecina provincia a la sentencia de 1987 del máximo tribunal, que consideró “interprovincial” el río Atuel, y por el incumplimiento también de los convenios firmados por ambas jurisdicciones, como el del año 2008.
Uno de los datos que contiene la demanda, a partir de un estudio de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), es que con el escurrimiento de un caudal medio anual de 4,5 metros cúbicos por segundo, que “solo permitiría mantener activo el sistema”, con un área de bañados reducida y sin posibilidades de desarrollar sistemas de riego, el daño económico sería como mínimo de unos 100 millones de pesos anuales a valores de hace tres años. Vale aclarar que históricamente la Provincia nunca accedió ni siquiera a ese caudal.
Copias impresas y digitalizadas
El gobernador Oscar Jorge envió ayer copia impresa y también digitalizada a los poderes Legislativo y Judicial de la demanda por el río Atuel contra Mendoza, presentada ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Lo mismo se hizo con la Universidad Nacional de La Pampa y se envió la copia digitalizada vía correo electrónico a los intendentes y presidentes de Comisiones de Fomento de las localidades pampeanas, según se informó a través del boletín de prensa. El jueves se habían entregado copias a ONG’s y a medios de prensa.

¿Compran campos a cuenta?
A pocos días de conocerse la demanda del Estado provincial a Mendoza, el diputado Juan Pablo Morisoli sostuvo que en la zona pampeana que recorre el cauce de ese río comenzaron a producirse operaciones inmobiliarias. Son inversores que compran campos especulando con el desarrollo productivo que traería aparejada la presencia del agua hoy cortada en la provincia cuyana.
Este sentido de la oportunidad de los adquirentes se suma a la actitud de capitalistas foráneos que de la noche a la mañana aparecen como propietarios de tierras históricamente ocupadas por pobladores originarios o nativos.
Esta problemática, de largos años, fue motivo de iniciativas legislativas que no prosperaron.
Una de las más recientes y que está siendo analizada en la Comisión de Legislación General de Diputados, es un proyecto autoría de Martín Borthiry (PJ), con el aporte, entre otros, del ex legislador Juan Carlos Scovenna, dirigido a darle una solución definitiva a quienes históricamente ocupan tierras rurales en los departamentos de Chicalcó, Chalileo, Puelén, Curacó, Limay Mahuida y Utracán.
Apunta a las personas físicas que se encuentren habitando esas tierras en forma continuada por más de 40 años (al 1ª de enero de 2013), no posean el título legal de propiedad, resulten pobladores originarios o descendientes de pobladores originarios, o pobladores nativos del Oeste Pampeano u ocupantes con radicación efectiva en la zona, sin perjuicio de que reúnan los requisitos de las leyes civiles generales sobre la materia.
En el articulado se dispone que la autoridad de aplicación disponga de cuatro meses para que notifique a todos los involucrados para que quienes no hayan regularizado su situación o reclamado, puedan iniciar las tramitaciones establecidas por la norma en cuestión.
El proyecto de Borthiry ya tiene curso parlamentario y la Comisión de Legislación General le envió un pedido al gobernador Oscar Mario Jorge para que informe cuáles son las “áreas estratégicas” de las tierras del Ente Provincial del Río Colorado, para exceptuarlas del marco normativo.

En Mendoza reflejan datos por perjuicios
Dos diarios mendocinos se hicieron eco de los artículos publicados en la víspera sobre la demanda que el viernes 16 de mayo el gobierno de La Pampa presentó contra Mendoza en la Corte Suprema por el corte del río Atuel. Los dos artículos reflejaron el dato del perjuicio ambiental que acusó La Pampa.
En el caso del diario Los Andes, el mismo jueves reflejó en su edición on-line el dato de que la demanda pampeana menciona un valor estimado de 100 millones de pesos en pérdidas por año. “La Pampa acusa a Mendoza de generarle pérdidas por $100 millones al año” tituló el principal diario mendocino.
Si bien la demanda menciona una pérdida de 100 millones de pesos para un caudal ambiental mínimo, “ese valor se incrementa si se tiene en cuenta un caudal mejor ya que allí las estimaciones establecen que las pérdidas alcanzarían a 570 millones de pesos”, números que se incrementan “si se considera la actualización a valores actuales”, sostuvo el periódico.
Tras recordar que esos valores fueron estimados por la Universidad Nacional de La Pampa en un estudio desarrollado entre los años 2011 y 2012, Los Andes citó que “el informe universitario señala que la carencia de un caudal fluvioecológico en la subcuenca del río Atuel en territorio pampeano provoca daños económicos, sociales, culturales y ambientales que afectan en forma directa a los pobladores de la zona a orillas del río y de manera indirecta a toda la sociedad de La Pampa”.
“La Provincia de La Pampa y sus habitantes, por no contar con un caudal fluvioecológico del río Atuel que tan solo permita mantener activo el sistema en forma continua, sufre un daño económico que, como mínimo, al momento de la realización del estudio era de aproximadamente 100 millones de pesos por año. Ese monto, llevado a valores actuales, resultaría muy superior sólo considerando los efectos del alza del índice general de precios”, transcribió Los Andes..

Sobrante.
El portal informativo Mendoza On Line también reflejó la presentación pública de la demanda y destacó el dato de la pérdida económica, en este caso el número de 570 millones de pesos anuales.
Sin embargo, MDZol le dio una vuelta de tuerca al tema y dijo que la pérdida en La Pampa es “por la crisis hídrica mendocina”, una interpretación más que forzada de la situación. Esta lectura refleja una vez más la postura mendocina con el tema: a La Pampa le corresponde solo el agua que a ellos les sobra.