Audiencia por estafa contra dos bancos

La jueza María Florencia Maza formalizó ayer una audiencia en la que la Fiscalía de Delitos Económicos y Delitos contra Administración Pública, por medio del fiscal Guillermo Sancho, denunció que Gustavo Ariel Pereyra estafó a dos entidades bancarias con firmas apócrifas, beneficiando a la empresa Calamari con más de ocho millones de pesos.
El hecho que se investiga es que Pereyra habría presentado en el Banco de La Pampa, durante el mes de mayo del año 2015, una fianza con la firma de Miguel Díaz, “resultando tanto las firmas, como los documentos presentados, apócrifas”, expresó Sancho y añadió que “la suma era de 1.500.000 pesos, que benefició a la firma Calamari, de la que es socio y apoderado”.
Además, Sancho aseguró que el acusado, “había presentado en una entidad del Banco Macro, una fianza con la firma de Miguel Díaz, siendo apócrifas como el caso anterior. Estos documentos tenían como objetivo respaldar una operación por una suma superior a los 7.000.000 de pesos, con el fin de beneficiar a la firma Calamari, resultando perjudicadas las entidades bancarias”.
Sancho acusó a Pereyra de “uso de elementos públicos falsificados, estafa en dos oportunidades, en perjuicio del Banco de La Pampa y del Banco Macro”. En tanto que la querella, representada por Raúl García, adhirió al pedido del fiscal Sancho.
Por otra parte, el abogado defensor, José Mario Aguerrido, expresó que “el imputado Pereyra, no es socio de Calamari, sí es apoderado con facultades limitadas al ámbito del poder, y es empleado”, además agregó que deberán demostrar la validez de los documentos que imputan a Pereyra.

Compartir