Autódromo: murió un joven tras una golpiza

FUE AGREDIDO POR ROMPER AUTOS E INTENTAR LLEVARSE A UNA NENA PENSANDO QUE ERA SU HIJA

En medio de una carrera de autos, una pelea se generó cuando un hombre que estaba alucinando tomó del brazo a una menor pensando que era su hija. El verdadero padre de la niña y otras personas le dieron una paliza. El forense dijo que la muerte no fue por los golpes.
Diego Gauna falleció ayer a la mañana, esposado por la espalda, cuando era trasladado en un móvil de la Seccional Quinta. El muchacho de 29 años, había ido junto a su mujer a pasar el día en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay, donde se presentaban cinco categorías del automovilismo pampeano. Sin embargo, a media mañana las cosas se complicaron: Gauna fue víctima de una brutal golpiza luego de que confundiera a una menor de 9 años con su propia hija.
La policía dice que el fallecido había “tenido alucinaciones tras una ingesta desmedida de drogas” que “estaba muy violento” y que “en medio de un trance tomó del brazo a una nena pensando que era hija suya”. Ante esta situación, el verdadero padre de la niña, lo golpeó junto a otros hombres que se sumaron a la paliza.
La versión policial dice: “A las 10.30 nos informan sobre un incidente que se estaba generando en el lateral de las tribunas del Autódromo Provincia de La Pampa. Allí un muchacho que estaba descontrolado y que ya había peleado con su mujer e incluso pateado algunos autos en la zona de boxes, tuvo una especie de alucinación producto de la ingesta de alguna sustancia: creyó ver a su hija entre la gente. La golpiza se desató cuando Gauna agarró del brazo una menor que no era su hija, situación que despertó la ira del verdadero padre, un mecánico del Zonal 2000 que había venido desde General Pico para asistir a los autos. Pero también participaron de la paliza otras personas. Una vez que intervino la policía para resguardar al muchacho, porque lo iban a linchar y también para frenarlo porque estaba muy violento, se logró reducirlo y esposarlo. Sin embargo, mientras estaba tendido en el piso, Gauna fue atacado nuevamente y recibió una fuerte patada en la cabeza.
En medio de la paliza, la pareja de Gauna intentó frenar a los agresores: “Basta ya por favor, paren. El no se iba a robar a la nena. Está drogado y enfermo”, habrían sido las palabras de la mujer. Fuentes de la Unidad Regional, aseveraron a este diario que el muchacho estaba consciente al momento de ser trasladado a la comisaría de Toay.

Autopsia.
Cuando los tres efectivos de la Quinta bajaron de la Ford Ranger a Diego Gauna, el muchacho ya no respiraba. Las primeras actuaciones que labró el fiscal a cargo de la causa, Facundo Bon Dergham, fue demorar a los tres policías y a los dos principales agresores -Roberto José Núñez, padre de la menor de 9 años y Roberto Darío Kistner, ambos de General Pico- hasta que se determinaran las verdaderas causales de la muerte. Pasado el mediodía, una docena de personas brindaron su testimonio sobre la golpiza. Este diario pudo saber que hay distintas versiones sobre el hecho.
Cerca de las 18.30 el informe firmado por el forense Juan Carlos Toulouse indicó que Gauna sufrió un “paro cardiorrespiratorio y un edema cerebral no traumático que le produjeron el deceso” y que “las lesiones físicas son superficiales, por lo que no tienen incidencia en la muerte”.
Los resultados de los análisis toxicológicos practicados al cadáver del muchacho estarían hoy a la mañana. Tras el informe forense, los tres policías y los dos piquenses fueron notificados en libertad.

Carátula.
El informe forense es fundamental para caratular la causa que investiga la muerte de Gauna. Hasta el momento el caso es considerado judicialmente como una “investigación de muerte dudosa”. A priori, Núñez y Kistner estarían descartados por el fiscal Bon Dergham como responsables del fallecimiento. No obstante, testigos oculares del hecho sospechan que “la terrible patada que le dieron en la cabeza” y el resto de los golpes, tuvieron que ver con el trágico desenlace de esta historia.
Seguramente durante la jornada de hoy van a tomarse nuevos testimonios y se analizarán otras pruebas. Una de las claves para esclarecer el caso puede estar en las cámaras de vigilancia instaladas en el autódromo, ya que probablemente allí estará registrado el episodio.