Barrera sanitaria: Río Negro blanqueó que es una aduana

WERETILNEK ADMITE QUE FRENAN LA CARNE PAMPEANA PARA QUE CREZCA SU PRODUCCION

El conflicto por la barrera sanitaria sumó ayer un nuevo capítulo, ya que desde la provincia de Río Negro prohibieron también el ingreso de la carne porcina desde La Pampa, pese a que está libre de aftosa y vacunación.
La decisión generó el rechazo y reclamo por parte del Ministerio de la Producción de nuestra provincia. Además, desde el Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), admitieron que no hay argumentos sanitarios para hacerlo.
El gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, justificó el pasado fin de semana esta decisión al admitir que necesitan frenar la carne pampeana para que crezca la producción local, dejando en claro que su “barrera sanitaria” es en verdad una aduana.
Por su parte, el Ministro Ricardo Moralejo sostuvo: “Tuvimos una reunión con el presidente del Senasa (Jorge Dillon) y nos informó que desde el punto de vista sanitario-técnico no habría ningún problema, porque el cerdo y el ovino son libres de aftosa sin vacunación. Por ende, no habría barrera sanitaria”.
“Si todas las provincias se ponen a proteger su ganadería, la única posibilidad que queda es la exportación”, sentenció Moralejo a este diario.

“Centinelas”.
El que se refirió también a este problema fue el secretario de Asuntos Agrarios, Alexis Benini, al explicar que “Río Negro no tiene ninguna excusa. Tanto el cerdo como el ovino son especies centinelas (no se vacunan), por lo tanto son libre de aftosa sin vacunación”.
Además, Benini dijo que Weretilneck “está reconociendo que esto es una barrera comercial y no sanitaria, una aduana. Algo que es inconstitucional”.
“La restricción existe. Si bien el status sanitario es el mismo, por lo cual se podría pasar el animal sin ningún tipo de inconveniente, no lo dejan pasar por la barrera. Con argumentos vacíos en cuanto a lo sanitario no están permitiendo el ingreso del animal, tanto en pie como de cortes. No hay explicación alguna”, señaló Benini a LA ARENA.
Ante la consulta de un posible ingreso de cortes desde la vecina provincia hacia La Pampa, el secretario respondió: “No se puede, el único ingreso que están permitiendo al día de hoy es de Dinamarca. Con este terminan de demostrar que no hay ningún argumento técnico-sanitario posible”. Por último, Benini aseguró que le llevaron el reclamo al Senasa en espera de alguna solución para este conflicto.

Weretilneck.
Por su parte, el gobernador rionegrino cuestionó el ingreso de carne porcina y dijo: “Pedimos que nos den el tiempo suficiente para seguir creciendo en la producción de carne porcina y poder abastecernos”.
Wereltineck también señaló que “hay un plazo de un mes para hacer el planteo contra la decisión del Senasa” y agregó que hay informes técnicos de que la carne de cerdo con hueso “puede ser transmisora de fiebre aftosa”. Las declaraciones fueron realizadas a la prensa y reproducidas en la edición de ayer del diario Río Negro.

Carne con hueso.
La comercialización hacia el sur del río Colorado de la carne con hueso pampeana es una disputa que enfrenta dos posturas muy marcadas y que por ahora no avizora una solución ya que el gobierno pampeano mantiene su reclamo de permitir el ingreso hacia la Patagonia.
La Pampa se considera discriminada por esta situación y el gobernador Carlos Verna amenazó con presentar una demanda judicial. Hubo fuertes reclamos al gobierno rionegrino y también al Senasa. El mandatario incluso tuvo un fuerte cruce con el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile.
“Ellos deben tener un problema de que les sobra la carne con hueso”, manifestó Weretilneck en el marco de la Sexta Exposición Ganadera en Paso Córdoba, en la provincia vecina.
En cuanto al precio de la carne pampeana, el mandatario provincial señaló que el 60 por ciento de la pulpa que se consume en Río Negro, viene del norte del río Colorado. “Si fuera verdad que abriendo la barrera bajarán los precios, ya tendrían que haber bajado; no se puede desde el punto de vista sanitario y por otro lado el precio sería el mismo, pero perjudicaría a nuestros ganaderos”, adujo Wereltineck.

Compartir