Barrios en pie de guerra por la demora en las respuestas

INUNDACION

Afectados por las inundaciones, vecinos del barrio Malvinas Argentinas denunciaron ayer que desde el Estado nadie se acercó al barrio a brindar asistencia a los inundados e intimaron al intendente de Santa Rosa a que les informe cuáles son los pasos a seguir para solucionar la grave situación de la que son víctimas cada vez que llueve. Asimismo, reclamaron una reunión urgente con Leandro Altolaguirre para conocer qué obras se harán para evitar inundaciones en el futuro y cuál va a ser la ayuda que recibirán por las pérdidas materiales.
En una conferencia de prensa realizada ayer por la mañana en la biblioteca del barrio los vecinos entregaron copias de la carta documento enviada al intendente en donde reclaman que informe “la norma legal mediante la cual se dispuso la construcción del cuenco (Payné y Eva Perón), plazo, establecimiento y duración en el tiempo; ya sea de carácter precario o definitivo”. En el documento los vecinos alertan a Altolaguirre que de no recibir respuesta, “conllevará al reclamo del amparo legal ante la Justicia local”.
“Queremos tener conocimiento sobre la manera en que van a solucionar la inundación: pretendemos que sea de manera definitiva; que por datos técnicos que hemos recolectado desde la comisión vecinal, nos indican que esa solución es posible. Hace 25 años que se trabaja después de que estamos inundados”, dijo Abel Gómez.

Una reunión urgente.
“Solicitamos mantener una reunión con el intendente porque vemos con preocupación cómo se está manejando la cosa: del gobierno provincial, nacional o municipal, que se hagan cargo, que verifiquen lo que pasó en cada casa y saber cuánto dinero le van a pagar a la gente afectada. Que el municipio esté a la altura de las circunstancias, no han salido a conversar con los vecinos inundados y están regresando a su casa”, agregó.
“Excepto la presencia de algunos funcionarios que levantaban reclamos con los cuadernos y ni siquiera salieron con nosotros a recorrer; una vez que salió el sol, desaparecieron. El problema se repite hace más de 25 años, es cíclico y por lo tanto, previsible”, dijo Gustavo Fábregas, vecino del barrio.
“Lo que nosotros estamos reclamando es la asistencia del Estado, porque se ha notado una flagrante ausencia antes, durante y después de la crisis; es una responsabilidad del Estado mandar a sus asistentes sociales como prometieron para relevar los daños y hacerse cargo de las actuaciones notariales si son necesarias y pagarle a la gente los daños”, concluyó Gómez.

Barrio Almafuerte: una calle que separa
Inundada de cordón a cordón, la calle Gobernador Duval divide el futuro del barrio Almafuerte. De un lado, 30 familias propietarias de viviendas sociales (construidas por un acuerdo entre la provincia y el municipio, el convenio PyM) se ilusionan con que el IPAV les adjudique una nueva casa en una zona no inundable; del otro los vecinos que con mucho esfuerzo compraron un pedazo de tierra y edificaron allí por cuenta propia. Ambos grupos sufren la inundación, pero solo los primeros están más cerca de abandonar el barrio. Los demás tendrán que quedarse y esperar las obras que reclaman desde hace varios años: hacer una barrera de contención o un alteo de las calles para que el agua no vuelva a ser un problema.
Luego de que se conocieran las intenciones del intendente Altolaguire de mudar a las 30 familias que actualmente viven en las dos manzanas más afectadas por las inundaciones, los vecinos del Almafuerte se reunieron ayer con funcionarios municipales. El cónclave fue encabezado por el director de Planeamiento Urbano Pablo de Dios Herrero que escuchó los reclamos, los temores de que una lluvia pueda empeorar el cuadro (el agua aún no bajó) y brindó las posibles soluciones para sacar el agua del barrio.
“Es poco lo que pudimos sacar de la reunión. Nos dijeron que la bomba grande va a empezar a sacar el agua pero que tenemos que esperar. Los vecinos que tienen viviendas sociales van a ser tenidos en cuenta por el IPAV, pero nosotros tenemos que quedarnos acá. Está bien que a ellos les den casas pero nosotros también queremos soluciones”, dijo una vecina que vive y tiene un comercio sobre la calle Duval.
Tras el anuncio del intendente Leandro Altolaguirre, los vecinos del plan PyM se ilusionaron con la posibilidad de encontrar un lugar mejor para vivir e incluso se ofrecieron a demoler sus actuales viviendas.

Vecinos del El Faro y Las Camelias: un pedido para Verna
Vecinos del El Faro y Las Camelias llevaron ayer un petitorio al gobernador Carlos Verna para que “coopere” con el municipio en la recuperación de ambos barrios que aún permanecen afectados por las inundaciones. A las 8 de la mañana, un grupo de ocho vecinos fue recibido en la Cámara de Diputados por el vicegobernador Mariano Fernández y posteriormente la solicitud fue llevada al despacho del gobernador.
En este cado, los vecinos no pudieron entregarle en mano el requerimiento porque el mandatario provincial “estaba ocupado”.
“Mantuvimos una reunión muy positiva con el vicegobernador y ante la llegada anticipada de Verna creímos que era pertinente también llevarle el petitorio a su despacho”, dijo a este diario Lucas Colareda, uno de los vecinos afectados por la inundación.
Actualmente los vecinos de El Faro y Las Camelias están esperando que se pongan en marcha las bombas extractoras que la municipalidad instaló en la laguna Don Tomás para bajar el nivel del espejo. En conjunto ambas bombas (una de ellas traída del yacimiento de Vaca Muerta) prometen extraer 1,5 millones de litros por hora.