Bergman y el Cofema apoyan la creación de un comité de cuenca

LA PAMPA GANA RESPALDOS EN SU LUCHA POR LA RECUPERACION DE SUS RIOS

La presentación pampeana dio resultado y tuvo el apoyo de muchas otras provincias. Mendoza incluso reconoció la validez. El ministro de Ambiente de la Nación anticipó el respaldo a la creación de un comité.
La Pampa sumó ayer otro importante apoyo en su lucha por el uso compartido de los ríos interprovinciales al reclamar el Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema) la reglamentación de la Ley de Gestión Integral de Aguas y bregar para que Mendoza y la Nación participen de una mesa de diálogo “que permita resolver” el conflicto del Atuel. El ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, anticipó su apoyo al pedido de un comité de cuenca y el representante mendocino reconoció la validez de los planteos pampeanos. Otras provincias también dieron un fuerte respaldo a la postura pampeana.
La intervención realizada ayer por el representante pampeano en el Consejo Federal de Medio Ambiente, el secretario de Ecología, Fabián Tittarelli, tuvo un rápido resultado. El pedido para que ese organismo expresara su apoyo al planteo pampeano de concretar un comité de cuenca para discutir y acordar el uso del río Atuel disparó la aprobación de una resolución con dos definiciones de peso, ambas favorables a La Pampa.
En la primera, el Cofema pidió “la pronta/inmediata reglamentación de la Ley Nº 25.688 en el proceso iniciado con la participación del Cofema, Consejo Hídrico Federal (Cohife), Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y Subsecretaría de Recursos Hídricos del Ministerio del Interior, Infraestructura y Vivienda de la Nación”. La ley 25.688 estipula las normas generales para el manejo de las aguas y ordena que en el caso de aquellos recursos compartidos por varias provincias, se dispongan la creación de comités de cuenca que lo gestionen en forma integrada y armónica. Es el pedido que La Pampa viene realizando desde hace tiempo y en diferentes espacios para concretar esta meta.
La segunda definición también representa un fuerte espaldarazo a la postura pampeana. Dice: “Promover entre las Provincias de La Pampa y Mendoza, con la participación activa del Estado Nacional, la concreción de una instancia de diálogo que permita resolver de común acuerdo la histórica problemática que involucra a la cuenca interjurisdiccional del Río Atuel”.

Antes y después.
La emisión de la resolución no fue fácil ni tranquila. Por el contrario, generó un intenso debate en el seno del Consejo Federal durante la reunión ordinaria en la provincia de Córdoba.
Tittarelli formuló una presentación dura, descargada de eufemismo y sin medias tintas. Acompañandose con imágenes de los bañados del Atuel y las consecuencias ambientales en nuestra provincia, expuso cómo Mendoza fuerza un desastre ambiental al hacer un uso unilateral del río Atuel, manejando sus aguas de acuerdo a sus necesidades propias y sin la más mínima atención a lo provoca aguas abajo.
“Mostré imágenes de cómo son los bañados cuando hay agua, y luego de cómo se ven cuando están sin agua, que es la mayor parte del tiempo”, relató Tittarelli a LA ARENA. “Fui directo al grano: expuse la situación y reclamé un pronunciamiento del Consejo”, señaló.

Aspero debate.
La exposición y el planteo no fueron gratuitos para el secretario de Ecología. “Por momentos el debate fue muy áspero”, comentó. Sin embargo, los “palos” llegaron de donde menos lo esperaba. Hubo intervenciones de varios representantes provinciales que lo criticaron por el tono “político” de su presentación y le reprocharon que utilizara ese espacio para debatir un conflicto interprovincial.
Pero de inmediato tomaron la palabra otros delegados, que respaldaron la postura pampeana y avalaron la utilización del Cofema como ámbito para discutir estos temas. Santa Fe y Tierra del Fuego fueron las más enfáticas en su apoyo. Ellas fueron las que exigieron que el Cofema se expidiera sobre el planteo pampeano.

Sorpresa inesperada.
Por esas circunstancias casuales, los representantes de Mendoza y La Pampa fueron ubicados uno junto al otro en la mesa en herradura que prepararon los dueños de casa para la deliberación. “Cuando terminé mi exposición, el primero que pidió la palabra fue el representante mendocino”, relató Tittarelli, que anticipaba una situación más que tensa para ambos.
No fue así. “El delegado dijo que era consciente del impacto que ha tenido el corte del río y reconoció que lo que nosotros estábamos pidiendo, la conformación del comité de cuenca, era válido”, relató el secretario. “Dijo que estaba de acuerdo con el diálogo y que en unos días iba a convocar a una reunión en su despacho para ver qué se podía hacer para que llegara agua a La Pampa”, acotó.
“La verdad que me sorprendió, porque lo que menos me esperaba eran esas definiciones de parte de un representante de Mendoza”, confesó el enviado pampeano.

El respaldo de Bergman.
El ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, concurrió ayer a Córdoba para presidir la reunión del Consejo Federal del Medio Ambiente durante unas horas.
Cuando llegó al lugar de la deliberación -que ya había comenzado- saludó uno por uno a cada representante provincial. Al estrechar la mano de Tittarelli y presentarse éste como el delegado pampeano, Bergman le dijo en tono informal: “¡La Pampa, tenemos que recuperar el Atuel!”, evidenciando un conocimiento del tema. El secretario le informó que precisamente ésa iba a ser la exposición que haría un rato más adelante.
La deliberación se extendió más de lo programado -como suele suceder en estos eventos- y Bergman debió abandonar el encuentro antes que llegara el turno para la intervención del pampeano.
Al momento de despedirse, el Tittarelli le informó que su posición sería por la creación de un comité de cuenca para manejar en forma compartida el recurso, a lo que Bergman le respondió que su cartera estaba totalmente de acuerdo con la creación de estos cuerpos de gestión de los recursos naturales.
“Me dijo que hiciera la presentación, que él iba a respaldar el pedido del comité”, relató el funcionario pampeano, todavía sorprendido por el apoyo recibido desde un lugar que no esperaba, por lo menos en forma tan enfática y espontánea.

“Hay voluntad de acompañar”.
“La reunión duró dos horas y fue muy fuerte”, sintetizó el secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel, lo que fue el encuentro del jueves de Coirco en el que La Pampa anticipó que no frenará el avance del río Curacó hacia el río Colorado. Aunque muy tensa al principio, la reunión concluyó con un apoyo a la postura pampeana y el compromiso de las provincias de Buenos Aires y San Juan de convocar a Mendoza y San Juan a un nuevo encuentro para acordar el uso de los ríos. La intención es avanzar hacia un órgano que gerencie la cuenca del Desaguadero y la del Colorado como una sola.
En declaraciones a Radio Noticias, el secretario Schlegel señaló que los dos ríos del oeste pampeano, Atuel y Salado Chadileuvú, continúan con sus crecidas y están próximos a ponerse en contacto. En el caso del Salado, sus aguas están en la franja media del territorio y llenan el complejo de grandes lagunas que se encuentra al oeste y sur de las sierras de Lihué Calel, cerca de la localidad de Puelches.
“En lo muy próximo se va activar el Curacó y va a descargar en el Colorado”, anticipó Schlegel. “Esta descarga impacta enormemente en Buenos Aires y Río Negro, eso ya lo estaban sabiendo los representantes de las dos provincias”.
Fue en el contexto de esa reunión, realizada en la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, en que “les comunicamos que deberíamos hacer acciones en conjunto para ver cómo hacemos para que se junten las provincias del Desaguadero”. Pese a la resistencia inicial, “Buenos Aires y Río Negro están muy interesados en esta idea de que empecemos a hablar de lo que es el Desaguadero”, tal como viene reclamando La Pampa desde hace mucho tiempo casi en soledad.

Palabras fuertes.
“En estas reuniones se utilizan palabras fuertes, contundentes”, comentó Schlegel en referencia al encuentro del jueves. “Se genera en un marco de mucha tensión porque hay que empezar a discutir las cuestiones que nos interesan a La Pampa también; entonces se planteó esta cuestión de que es cierto que se saliniza el Colorado, que nos inundamos en el oeste y que también generamos muchas zonas de sacrificio en La Pampa”.
“Yo les decía ‘si La Pampa se tiene que sacrificar, sacrifiquémonos en conjunto, veamos qué puede otorgar o que puede ceder cada provincia’. ¿Por qué no hablamos del trasvase del Río Negro, por qué no empezamos con un estudio de factibilidad de ese trasvase, porque también se beneficia Buenos Aires y la propia provincia de Río Negro”.

Tapón de Alonso.
El antecedente más cercano de sentar a las provincias del Desaguadero a la misma mesa data de 2007 y también fue generado por La Pampa. Fue durante la primera gestión del gobernador Carlos Verna, cuando se decidió abrir el llamado “Tapón de Alonso” y las aguas del Curacó escurrieron por su cauce natural hasta llegar al Colorado. Aquella descarga también produjo un cimbronazo regional y puso en evidencia que las dos cuencas -Desaguadero y Colorado- son una sola.
Producto de aquella experiencia se decidió realizar un estudio integral sobre el funcionamiento de la cuenca del Desaguadero, algo que no existía hasta ese momento. El estudio se concretó en varias etapas y ya está terminado. Lo encabezó el ingeniero Pablo Bereciartúa, un docente de la Universidad de Buenos Aires que ahora ocupa el cargo de subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación. Fue él quien encabezó la reunión del jueves y quien convocará a Mendoza y San Juan a la reunión de mediados de agosto.
“El estudio decía que toda la cuenca del Desaguadero está comunicada, que los ríos Diamante, Tunuyán, Mendoza, San Juan y Jáchal aportan al Desaguadero, y que el Atuel también aporta al Salado”, recordó Schlegel. “Si está todo comunicado, nos parece adecuado empezar a hablar de que el manejo de todo debe ser un órgano que gerencie toda la cuenca”, reiteró.

Mucho interés.
Para el secretario la sensación que el jueves quedó en los representantes de Buenos Aires y Río Negro es la misma que siente La Pampa cuando recibe el agua desde Mendoza “de la manera que la recibimos”, es decir, sin previo aviso y a total antojo de esa provincia. “Nos parece adecuado que las tres provincias traccionemos y entendamos que las ocho provincias del Desaguadero tenemos que sentarnos y empezar a discutir las cuestiones que nos interesan a todas las provincias”.
-¿Hay un pleno convencimiento?
-El interés es total de las provincias de Buenos Aires y Río Negro. Se planteó realizar una reunión en dos semanas del Desaguadero y Nación la está gerenciando. Si, hay un interés total, de acompañamiento y de que estén todos presentes. Yo creo que es el momento de ir a un peldaño más y empezar a hablar de lo que es la cuenca. Teniendo a Buenos Aires y Río Negro con nosotros va a ser mucho más fuerte la posición.
-¿Qué hay que hacer en lo inmediato?
-Habría que realizar un análisis de qué cupo le corresponde a cada provincia, como tenemos en el Colorado. Ahí cada provincia tiene un cupo de agua del río que puede extraer y a cada provincia le corresponde un caudal. Esto creo que es lo más normal.

Compartir