Berhongaray plantea dudas por concurso

LA OPOSICION INSISTE POR EL TRIBUNAL DE CUENTAS

El diputado Martín Berhongaray (Frepam) presentó una nota dirigida al ministro del Superior Tribunal de Justicia, Eduardo Fernández Mendía, para que informe como presidente del Consejo de la Magistratura de La Pampa en qué norma legal se sustenta la reciente determinación de ese cuerpo para abrir nuevamente el concurso para cubrir el cargo de presidente del Tribunal de Cuentas.
La presidencia del TdeC está en el centro de la polémica. El oficialismo impulsó un nuevo concurso que ya comenzó, y el Frepam pretende que se mande a la Legislatura un único nombre considerando que fracasaron dos concursos. Plantearon que un nuevo concurso lleva a la ilegalidad del procedimiento e insisten en que el vernismo prometió ese lugar a la oposición.
En el escrito, Berhongaray explicó que según el artículo 92 de la Constitución Provincial, tras fracasar dos llamados a concurso, el Consejo de la Magistratura debe comunicar la situación al Ejecutivo, que debe efectuar la designación con acuerdo de los dos tercios de los votos de la totalidad de los miembros de la Cámara de Diputados.

Idas y vueltas.
“Resulta indiscutible que el doble fracaso a que alude nuestra Constitución, en sintonía con su ley reglamentaria 1676, ya ocurrió respecto del cargo de Presidente de Tribunal de Cuentas. En efecto, el plazo acordado para las inscripciones del primer llamado a concurso venció a fines de abril de 2009. En aquella oportunidad manifestó su intención de participar por el cargo de Presidente del TdeC, entre otros, el contador Roberto Vassia”, agregó.
La cuestión es que al no avanzar ese concurso, culminó el segundo plazo previsto para la presentación de antecedentes y currículums. En esta segunda oportunidad que terminaría con un nuevo fracaso, a último momento retiró su inscripción el propio Vassia. “Como consecuencia del doble fracaso, el 27 de abril de 2010, el gobernador Oscar Jorge propuso a la Legislatura a Vassia para ocupar la presidencia, y a José Sappa para cubrir el cargo de vocal”, explicó Berhongaray.
Si bien los dos nombres elevados formaron parte de un mismo pliego, siguió, “Vassia no había atravesado el procedimiento de evaluación ante la Magistratura, dado que se adoptaba la solución prevista por el último pasaje del artículo 92 de la Constitución motivada en los dos fracasos de concursos previos, en tanto que Sappa había sorteado exitosamente la evaluación”.
Berhongaray planteó que “tan asumida se encontraba aquella situación, que en la sesión del 7 de septiembre de 2010 se propuso tratar por separado ambos pliegos, dado las diferentes mayorías que requerían. Mientras el acuerdo para designar presidente del TdeC exigía una mayoría especial de los dos tercios de la Legislatura, el acuerdo para el vocal sólo necesitaba mayoría simple”.
Berhongaray recordó las palabras del actual senador Daniel Lovera, cuando era legislador provincial, afirmando que “sabemos que nuestro voto hoy no será suficiente para alcanzar la mayoría que requiere el acuerdo para designar sobre todo al contador Vassia, sabemos que no contamos con la mayoría especial, acordamos que cada postulante se va a votar por separado en el recinto ya que necesitan mayorías diferentes”.
También señaló que el secretario general de la Gobernación, Ramón Garay, había afirmado en ese entonces que “…indudablemente el acuerdo acá por lo que hemos escuchado no va a estar… los diputados del Frepam estarían decididos a hacer valer la mayoría especial…”; en tanto que el miembro informante del PJ, Juan Vittone, sostuvo que “…la designación de los propuestos requiere de mayorías distintas…”.
Esa votación terminó con 14 votos para la designación de Vassia y 11 en contra, rechazando el acuerdo por no obtener la Cámara la mayoría de los votos establecidos en el último párrafo del artículo 92 de la Constitución Provincial, según la nota dirigida el 21 de septiembre de 2010 por el entonces vicegobernador Luis Campo al gobernador.

Incomprensible.
El diputado Berhongaray remarcó que son “incomprensibles” las razones que habilitan la modificación del escenario aceptado en aquellos días por todos, desde el entonces gobernador hasta la totalidad de los diputados e incluso el propio Consejo de la Magistratura, de que la designación del presidente del TdeC requiere de una mayoría calificada de dos tercios de la totalidad de la Legislatura, es decir, al menos 20 votos afirmativos, no cubriéndose la exigencia con mayoría simple.
“Ya no puede legalmente intervenir en esta designación el Consejo de la Magistratura, no hay ningún remedio legal que permita purgar esa situación (es decir, el doble fracaso de los concursos) y que autorice a regresar al estado inicial para reimplantar el mecanismo de designación ante el Consejo con el posterior acuerdo de la Cámara de Diputados por simple mayoría de los presentes”, indicó.
“La diferencia entre los dos procedimientos, en nuestro esquema institucional que cuenta con un Consejo de la Magistratura cuestionado por la excesiva injerencia del oficialismo político en su composición, es sustancial. Desde luego que no se pretende desmerecer el mecanismo de los concursos como metodología válida para garantizar mayor participación y transparencia en los procedimientos de designación, pero justificamos hasta el hartazgo lo inadecuado que resulta su implementación por parte de un Consejo donde el partido de gobierno tiene una presencia preponderante que desnaturaliza el objetivo por el cual resultó incluido en el sistema institucional, que fue despolitizar los nombramientos”.
Por último, el legislador señaló que “si se persiste en convalidar un camino abiertamente opuesto a lo que establece la Constitución Provincial, nos obliga a plantear la inconstitucionalidad de lo que allí resulte”.

Compartir