Buscan apoyo de provincias

NACION REIMPULSA LA IDEA DE TRAER A TRES MIL REFUGIADOS SIRIOS

La idea de Macri es que en la primera etapa de este plan de refugiados se traiga a 300 sirios de los 3.000 con los que se comprometió el Presidente ante las Naciones Unidas. La preocupación es darles trabajo y vivienda.
Luego de la llegada de la joven Haneen Nasser a La Pampa, el gobierno nacional de Mauricio Macri le dio nuevamente impulso a su plan de traer al país a unos 3 mil refugiados sirios, y para eso busca el apoyo de los gobiernos provinciales con el objetivo de generar programas de empleo y de vivienda para quienes arriben desde esa nación en guerra.
Según un informe del diario porteño La Nación, Macri ordenó a la Jefatura de Gabinete, al Ministerio del Interior y a la Cancillería avanzar en un acuerdo con los gobernadores para reforzar el plan de recibir a refugiados sirios. Para eso, se prevé modificar el decreto 3915/2014, del gobierno de Cristina Kirchner, que creó el Plan Siria, lo que permitirá incluir a los gobernadores en el programa. Esto forma parte de las “responsabilidades compartidas” señaladas por Macri. De acuerdo a la nota periodística, ya se realizaron los primeros encuentros con los mandatarios para avanzar en el tema.
Hace unos días hubo una reunión entre Nación y el gobierno de San Luis, que aceptó el Plan Siria y avanza en la llegada de refugiados. “Hay una voluntad concreta de recibir refugiados sirios y darles apoyo en educación y salud mínimamente”, expresó el diputado Luis Lusquiños, quien fue el emisario del gobernador Alberto Rodríguez Sáa.
En esa provincia se realizó el empadronamiento de unas 40 familias de origen sirio que están dispuestas a dar alojamiento y en algunos casos trabajo a los refugiados. La Casa Rosada les daría el apoyo logístico con ayuda de Acnur, la Organización Internacional para los Migrantes (OIM), Estados Unidos y la Unión Europea para concretar así el traslado de los refugiados sirios a la Argentina.
La llegada de Nasser a La Pampa, hace poco más de un mes para instalarse en Parera, se dio a través de las gestiones que realizó durante meses la Asociación Arabe de la provincia luego de que Belén Nazer se contactara (por Internet) con la joven tras descubrir que las unía una historia familiar y la invitara a venir a la localidad del norte. Fue una acción individual que no tuvo nada que ver con el Plan Siria que impulsa Macri.

Con provincias.
Según la Nación, para poner en marcha el apoyo de los mandatarios provinciales al Plan Siria en la Casa Rosada habilitarán en el decreto 3915/2014 no sólo a las “familias llamantes” para traer sirios al país, sino también a los gobernadores. Así, en ese decreto ahora se planteará la posibilidad de que se incluya el apoyo de los mandatarios.
“El Gobierno habilitará una ronda de diálogo con los gobernadores de Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Salta, San Luis, Buenos Aires y Tucumán, entre otros. Es que en esos distritos es donde está concentrada la mayor parte de las comunidades sirias en la Argentina”, dice el informe, que no menciona a La Pampa.
La idea de Macri es que en la primera etapa de este plan de refugiados se traiga a 300 sirios de los 3.000 con los que se comprometió el Presidente ante las Naciones Unidas. La decisión del Gobierno de sumar a las provincias para apoyar el Plan Siria tiene que ver con la preocupación que plantearon las asociaciones islámicas y fundaciones de colectividades sirias en la Argentina en referencia a problemas sobre la capacidad operativa real para hacer frente a posibles dificultades de vivienda y empleo de los 3.000 refugiados.

Encuestas.
En la Casa Rosada se muestran optimistas con el proyecto de refugiados en función de una encuesta de Amnistía Internacional que revela un apoyo de los argentinos a la decisión de traer a sirios que sufren la guerra actualmente. El sondeo revela que un 86% de la población argentina está de acuerdo o muy de acuerdo en que en caso de una guerra las personas puedan refugiarse en otros países.
Un 78% está de acuerdo o muy de acuerdo en que el Gobierno debería “hacer más” por los refugiados. Sólo el 10% de los argentinos les negaría la entrada al país. Y el 90% restante se compone de aquellos que los dejarían entrar al país: 56% de éstos los acogerían en su ciudad/pueblo; el 12%, en su barrio, y el 16%, en su casa. Así lo reveló una encuesta global realizada por Amnistía Internacional en marzo de este año sobre 1.001 casos en el país.