Caen los valores del consumo

DE REMATE EN REMATE

Los mayores ingresos al Mercado de Liniers terminaron por derrumbar los precios. Buena parte de lo ganado en veinte días se perdió en solo tres. La invernada acusó el impacto y no se llegó a los precios del período anterior. La exportación operó en forma sostenida.
HERMES RICARDO TORRA – La comercialización ganadera del período tuvo en las bajas en el mercado de Liniers el principal obstáculo para afirmar los precios correspondientes a las haciendas de reposición aunque no tuvo mayor influencia sobre los correspondientes a la exportación por necesidades puntuales de dicha demanda. La tendencia positiva y hacia la suba que habían experimentado los valores en el centro concentrador capitalino en las dos semanas previas a la pasada se tradujo en una tranquilidad progresiva en el pasado período ante el incremento que a diario mostraron los ingresos. Así la demanda tuvo la oportunidad de ser muy selectiva y solo privilegiar los conjuntos de excelente terminación, principalmente del engorde a corral. Si bien esta circunstancia fue apreciada en todo el ciclo hebdomadario, sobre el cierre del mismo la falta de una cantidad suficiente de dichos conjuntos hizo a una mejor actitud de la demanda elevando sus precios, dándole al mercado una perspectiva de pronta recuperación de todos los valores. En cuanto a las haciendas de invernada y tras los mejores resultados del período anterior, en ésta oportunidad los compradores fueron más cautelosos- por las bajas en Liniers – y si bien operaron con interés no igualaron las marcas anteriores. De todas formas la comercialización fue considerada satisfactoria, tanto en el trámite como en los precios y tanto en la operatoria al contado como con plazo de 30 días. Para esta semana la operatoria proseguirá con varios remates programados en Santa Rosa, Miguel Cané, Realicó, General Acha y dos en Victorica, con una oferta que en la previa suma alrededor de 7.000 vacunos.
En tanto, en Liniers, el mayor volumen de la oferta constituyó un motivo más que suficiente para que frigoríficos matarifes y abastecedores pudieran morigerar sus ofrecimientos y progresivamente bajar los precios records del período anterior. Igualmente sobre el cierre del período hubo un atisbo de recuperación principalmente por los conjuntos del consumo muy definido de feedlot y por las vacas pesadas de excelente terminación.