Calculan que la cosecha será de 2 millones de tn más

MEJORAN LAS ESTIMACIONES PARA EL MAIZ

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó ayer un aumento en la producción total de maíz del 8% para la actual campaña con respecto al informe de mayo y la ubicó en 27 millones de toneladas, al tiempo que incrementó la proyección de cosecha de soja en 300.000 toneladas, al pasarla de 55 a 55,3 millones de toneladas.
Estos aumentos fueron producto de los “saltos excepcionales” en algunos rendimientos provinciales, entre los cuales se destacaron los de la provincia de La Pampa, con un incremento de 20 qq/ha con respecto a las estimaciones de mayo.
Así, esa provincia se ubicó en un promedio de 82,7 qq/ha, mientras que Chaco y Santiago del Estero tuvieron incrementos de 10 y 5 qq/ha respectivamente.
Los mejores rendimientos se registraron en Santa Fe, con 89,5 qq/ha; Córdoba, con 86 qq/ha; y Buenos Aires, con 80,8 qq/ha.
Con un avance de la cosecha de un 45% (15 puntos porcentuales por detrás de la campaña anterior), la proyección del área total sembrada nacional con maíz se mantuvo en 4,26 millones de hectáreas.
De todas maneras, sí hubo cambios en el destino del maíz cosechado. Según la entidad financiera rosarina, “los precios del cereal impactan en los números de éste para destino comercial, prevaleciendo sobre el destino forrajero, por lo que se ajusta el área para uso animal a 820 mil hectáreas”.
Con respecto a la soja, el BCR proyectó un aumento de la producción en 300 mil toneladas con solo un 11% de la superficie sembrada por trillar, producto de un mínimo incremento del rinde promedio nacional de 28,8 qq/ha a 29,1 qq/ha.
“Los ajusten en rindes se hicieron sobre ciertas áreas, donde se destacan los ajustes positivos en los rendimientos de Buenos Aires y La Pampa, ambas con niveles de los más altos nunca antes registrados”, indicó la bolsa litoraleña.
Según los números que arrojó el informe mensual, la provincia bonaerense sumó casi un quintal en los rindes, y pasó de 31,2 qq/ha a 32,1 qq/ha (el mejor promedio nacional) y sumó a su producción 640 mil toneladas, para ubicarse en las 21,7 millones de toneladas.
“Este año, el sur y el suroeste de Buenos Aires se destacan con sus niveles de productividad” y agregó que “pese a los problemas de exceso de humedad, registra un avance de cosecha de 83%, cuando suele, ya para estas fechas, estar terminado”, sostuvieron.En cuanto a La Pampa, el salto en el rendimiento promedio fue de 3,6 qq/ha, de 27 a 30,6 qq/ha “impensable pero posible por la oferta de agua que se trasladó durante gran parte del ciclo hacia está región”.
Córdoba mantuvo su rendimiento con respecto a mayo en 29,5 qq/ha, aunque si se redujo en 265 mil toneladas su producción, debido a un recorte de 444 mil hectáreas del área sembrada, mientras que Santa y Entre Ríos mostraron los mismos números en ambos casos.
Con un descenso en las precipitaciones y la instalación de una masa de aire frío y seco, que posibilitó la entrada de las maquinas para realizar los trabajos de implantación en los lotes, la BCR mantuvo su proyección de siembra en 4,7 millones de hectáreas.
“La siembra empieza a tomar ritmo, pero sigue desarrollándose de forma trabada, por lo que estos indicios hacen prever que se tratará de una siembra larga y dificultosa”, explicó el informe.
A su vez, remarcaron dos cuestiones “fundamentales” en lo que respecta a la campaña de trigo: la primera remitió a que “el agua no va a ser un limitante” y que “el factor económico está teniendo una importancia relevante” ya que “a diferencia de los últimos ciclos del trigo, éste se encarama entre las mejores opciones de rentabilidad y que incluso le saca varias cabezas a su competencia más directa, la cebada”.
Por tales motivos, el incremento en la producción de trigo para la campaña venidera en contraposición con la anterior, sería un 34% mayor.

Compartir