Caso Méndez: ya no queda ningún detenido

La causa en la que se investiga el asesinato de Claudio Méndez, ocurrido en marzo pasado en Santa Rosa, ya no tiene detenidos. Hace diez días, la justicia provincial dispuso dejar en libertad a Daniel Ezequiel Rodríguez, el último de los sospechosos que permanecía con prisión preventiva, según informaron fuentes tribunalicias consultadas por este medio.
El juez de Control, Néstor Daniel Ralli, fue quien ordenó la liberación del último de los detenidos, un joven de 29 años a quien el fiscal Mauricio Piombi continuará investigando, aunque cabe aclarar que hasta el momento las pruebas reunidas no alcanzan para acusarlo, a pesar que el demotest que le hicieron dio positivo -tenía rastros de pólvora-.
De acuerdo a lo informado por fuentes judiciales, el juez Ralli también le impuso a Rodríguez una restricción de acercamiento a algunos testigos del caso, que podrían ser clave para la investigación, y a la mujer de la víctima. A su vez, el acusado tuvo también la obligación de fijar un domicilio y presentarse mensualmente en los tribunales para acreditar su permanencia en la ciudad.
Cabe señala que junto a Rodríguez, los otros sospechosos principales son Sebastián Lucas Roseo (19) y José Luis Velásquez (20), quienes también estuvieron detenidos y posteriormente fueron liberados. Ellos, según la formalización de la causa, están acusados del delito de homicidio en ocasión de robo y habían quedado detenidos en principio ante una posible fuga o entorpecimiento de la investigación.

Positivo.
Rodríguez es el único al que le dio positivo el resultado del dermotest -prueba de guante de parafina- que indica que hay rastros de pólvora en su cuerpo. En tanto que Roseo y Velázquez están acusados de querer ingresar al domicilio de Méndez en esta ciudad para apropiarse de las plantas de marihuana que la víctima tenía en el patio de la vivienda, en el barrio Empleados de Comercio.
Para avanzar en la investigación, el fiscal Piombi continuarán tomando declaraciones testimoniales. Aunque un punto clave que puede aportar claridad al expediente es la pistola 9 milímetros que se utilizó y que todavía no apareció. También será importante el resultado sobre las pruebas de ADN que se realizaron a un botón metálico vinculado a la escena del crimen.
El hecho ocurrió el sábado 15 de marzo, a las 5.45, donde Méndez fue baleado en su casa de la calle Guatraché al 1800 del barrio Empleados de Comercio de Santa Rosa. El joven recibió un impacto de una bala en el estómago y murió. En principio, fue asistido por su pareja. Aparentemente, el incidente se generó cuando la víctima salió de su casa por los ruidos que escuchó en los techos de unos jóvenes que intentaban robarle las plantas de marihuana.