Caso Skanska: anulan la grabación

En principio, la resolución de la Cámara Federal de Capital Federal no tendrá incidencia, al menos en lo inmediato, en la investigación que se lleva adelante aquí sobre los “pagos indebidos” en el acueducto.
La resolución de la sala I de la Cámara Federal porteña considerando que no podrá utilizarse como prueba la grabación en la que un gerente de la multinacional sueca Skanska confesó el pago de coimas, abre un interrogante sobre qué pasará con la investigación abierta en la justicia pampeana acerca de las presuntas irregularidades durante la construcción del acueducto del Río Colorado, ya que esa misma grabación es usada como prueba en la causa que se tramita en el Juzgado de Instrucción 3.
Ayer fuentes judiciales dejaron en claro dos cuestiones: a) que la decisión de los jueces porteños no es obligatoria para sus pares locales, y b) que eventualmente, para que la grabación sea anulada también en el expediente del acueducto, tendría que haber un pedido específico de algún imputado.
Pero eso por ahora no será posible porque la investigación que lleva adelante el juez Carlos Flores no tiene imputados (o sea, prima facie sospechosos), sino apenas un testigo, el ex auditor interno de Skanska, Claudio Corizzo, quien fue justamente quien grabó a escondidas -con un micrófono corbatero- al ex gerente Javier Azcárate.
En el caso del acueducto, concluido por Skanska junto a Techint luego que la Provincia le rescindiera el contrato a Victorio Américo Gualtieri, no sólo interesa la admisión del pago de coimas, sino otros tramos de las escuchas donde se habla del “gober…” (¿por gobernador), del “secretario de Obras Públicas”, de que “en La Pampa tenés de todo, proveedores que metió La Pampa” y de que “la valijita la consolidábamos en Techint o la consolidábamos nosotros, o la venían a buscar de La Pampa o se la llevábamos a La Pampa”.
Corizzo, durante las más de 10 horas que declaró ante Flores, escuchó la grabación y la reconoció, pero no individualizó ni a los presuntos pagadores ni a los presuntos cobradores. Incluso ni siquiera mencionó la palabra coimas. Sí admitió que en la construcción de la millonaria traza hubo “pagos indebidos” y negó conocer a una larga lista de funcionarios y ex funcionarios provinciales que les fueron citados en la audiencia.
“Un juez de acá no tiene obligación de aceptar lo que diga un juez de otra provincia, porque cada resolución es para una causa específica. Además, si la causa no tiene imputados, sería resolver en abstracto. En todo caso Flores podría pronunciarse sobre la legalidad o no de la grabación si, en algún momento, un imputado pidiera la nulidad. E incluso esa resolución podría ser apelada”, indicaron fuentes tribunalicias.
En la estrategia investigativa de Flores figura citar, en algún momento, a otros ex ejecutivos de Skanska que vinieron a La Pampa y tuvieron participación directa en la construcción y ejecución del acueducto. Uno de ellos sería el mismísimo Azcárate.
La medida dispuesta por la Cámara Federal, que anuló otra resolución dándole validez como prueba a la grabación, se basó en que Skanska usó un ardid para obtener la confesión autoincriminatoria del ex gerente. No obstante, ello no repercute en la situación de los procesados porque en el expediente porteño existen otras pruebas incriminatorias contra ellos.
La causa Skanska comenzó por denuncias de evasión impositiva, realizadas por la propia Administración Federal de Ingresos Públicos, en maniobras de exportación y derivó en otra pesquisa por pago de sobreprecios y posibles coimas en la construcción de gasoductos y otras obras.