Catena sigue sin pagar. Angustia entre los trabajadores de LU33

Los trabajadores de LU33, hoy organizada como cooperativa, ya no saben qué hacer para cobrarle al empresario mendocino César Catena. La demanda la realizaron hace siete años y la Justicia ya falló a favor del personal en todas las instancias provinciales. Cuando todo hacía prever que finalmente llegaba la etapa del pago, el ex titular de Emisora Pampeana realizó un cuestionamiento al sistema que desde 1992 aplica el Poder Judicial pampeano para calcular los intereses.
Los trabajadores realizaron ayer una asamblea en la que participaron sus abogados defensores, Fernando Gutiérrez y Vanesa Ranocchia Ongaro. De acuerdo al relato de uno de los afectados, el nuevo planteo dilatorio de Catena llegó cuando se estaba en la etapa de realización de la planilla de liquidación del juicio.

Planilla.
Una perito contable realizó el trabajo, pero los abogados de Catena cuestionaron las cifras. Tras algunas correcciones que respondían a las quejas de la parte condenada, la planilla fue objetada nuevamente. ¿Por qué? “Ellos aseguran que son intereses desorbitantes, pero en realidad surgen del cálculo que se hace con la tasa mix que la Justicia utiliza desde 1992 en La Pampa para todos los juicios de este tipo. Además, cuando la Justicia falló en las diferentes instancias, nunca realizaron un cuestionamiento, con lo cual consideramos que es improcedente, porque, en realidad, lo único que buscan es dilatar más la ejecución de la sentencia”, explicó la fuente.

Incidente.
Los abogados de Catena presentaron un “incidente de nulidad” y hasta ofrecieron testigos para argumentar en favor de lo que ellos dicen, es decir, que los intereses son exorbitantes. “Incluso ofrecen una testimonial especial: piden que se cite al doctor Roque Fernández, con domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. No es más ni menos que el ex ministro de Economía durante la presidencia de Menem. Quieren que él venga a explicar porqué la tasa mix es exorbitante”, relató la fuente.
El planteo del empresario incluso cuestiona a todas las instancias del poder judicial pampeano, incluyendo al Superior Tribunal de Justicia, por considerar que, palabras más, palabras menos, fallaron por amiguismo y por la presión de los medios de comunicación de la provincia, explicó el trabajador.

Jubilado.
Si faltaba algo, el empleado radial recordó que cuando sus abogados intentaron trabar embargo en una cuenta del Banco Nación, en Rivadavia, Mendoza, la respuesta que recibieron del gerente de la sucursal bancaria fue que se trataba de una cuenta previsional, en la que Catena cobraba una jubilación mínima.
Catena fue condenado por la justicia pampeana a indemnizar a veinte trabajadores de LU33 Emisora Pampeana. Los empleados se consideraron despedidos en marzo de 2010, cuando el mendocino hizo abandono de la radio. El fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería, condenó solidariamente a Radiodifusora Pampeana, Ikelar SA, Luceca SA (firmas vinculadas al empresario) y al propio Catena, a abonarles la suma que resultara de la liquidación que deberá practicar la perito contadora, junto a las costas y a los honorarios profesionales.