Cazadores presentan amparo contra la “hoja de ruta”

MAS DE 300 PERSONAS EN EL PRIMER CONGRESO DE SUEGCCA

La medida fue tomada el jueves, cuando se desarrolló el Primer Congreso de Cazadores, del cual participaron más de 300 personas relacionadas a la actividad. Desde el gremio desean consensuar con representantes del gobierno provincial.
El Sindicato Unico de Empleados de Guías de Caza, Cazadores y Afines (Suegcca) realizó el jueves, con más de 300 personas, el Primer Congreso de Empleados de Guías de Caza, Cazadores y Afines, en el salón del Sindicato de Camioneros, en la calle Ayala de esta ciudad. Lo más destacado del encuentro fue que se resolvió presentar un amparo contra la “hoja de ruta” que el Ministerio de Seguridad pretende impulsar para la próxima temporada de caza.
El secretario general, Ariel Arce, manifestó que “hay abogados, que también son cazadores, trabajando para tratar de presentar este amparo durante la próxima semana, que tiene como tema central ‘la hoja de ruta’ y la inclusión de campo”.
Consultado sobre las complicaciones que afronta la actividad contra el trazado de esa “hoja de ruta”, Arce explicó que “nos perjudica por las condiciones que nos ponen, básicamente en los horarios y en el trayecto que tenés que marcar, porque no te podes desviar de esa ruta por ninguna causa, urgencia, emergencia, tenés que cumplimentar un horario, que va a ir escrito en esa hoja de ruta, y nosotros lo tomamos como algo inconstitucional”.
Los cazadores habían consensuado las legislaciones 2017 con la subsecretaria de Asuntos Agrarios. Posteriormente fueron citados a una reunión para retomar el tema y ahí se encontraron con el ministro de Seguridad, quién se sobrepuso sobre el Ministerio de Producción, que es el ente encargado de limitar dichas cuestiones de la hoja de ruta.
“El -por el ministro Juan Carlos Tierno- sostiene que los cazadores se escudan detrás de la cacería para poder delinquir, pero las noticias que están saliendo últimamente demuestran que no es así. Por algo la policía quiere que transitemos de día. Los ojos de los cazadores terminan siendo los ojos del productor, porque podemos informar cuando suceden estas cosas, y quieren que transitemos de día, cuando los robos de hacienda se hicieron a la madrugada, con personal policial implicado, pero quieren inculpar siempre al cazador”, enfatizó el gremialista.

Consensuar.
A pesar de presentar este amparo en la justicia, los cazadores esperan consensuar una reunión con representantes del gobierno provincial: “ya sea con alguien del Ministerio de Producción, o con el gobernador, para nosotros es necesario poder tener una reunión y consensuar el diálogo, y flexibilizar la situación para Fauna y para los que practica la actividad, ya sea deportiva o comercial”, expresó Arce.
Durante este año se vendieron 7.000 permisos de caza, entre extranjeros, cazadores pampeanos y de provincias aledañas, respecto a esto, el gremialista informó que, “sólo dentro de la provincia hay un total aproximado de 1.800 cazadores, y todos creen que en la cacería son todos de clase media, pero se involucran muchos sectores, porque tenés cacería deportiva y comercial” y añadió que “nosotros estamos reclamando para mejorar la situación de los cazadores, ante una situación que vamos a llevar hasta última instancia”.

Problema.
Arce comentó que hay una cuestión que no se está haciendo pública, y entendió que, en su rol de amante de la caza y secretario general del gremio debía tratarse: “el jabalí está dentro de las cien especies más destructoras del planeta y lo tenemos en La Pampa. Aquí mismo, personas de salud que hacen estudios de epidemiología, revelaron que de 50 jabalíes, 40 dieron positivos en triquinosis, algo que es preocupante, y eso se debe controlar”.
Teniendo en cuenta esta cuestión, Arce dijo que “hay gente que caza para comer, para alimentar a su familia, y en la situación que nos encontramos ahora como país, la cual es muy difícil, una familia con un jabalí tiene carne para 15 días, y un muchacho me comentó que él trata de cocinar bien al carne para no tener problemas y darle de comer a sus hijos y esto cada vez se pone más difícil”.

Compartir