CD analizará convenio con la Caja

Ya comienza a tener visos de realidad el Mercado Minorista y el Centro Cultural en las instalaciones del ex molino Werner. El trueque de terrenos con la propietaria del inmueble está en el Concejo.
El Concejo Deliberante ya cuenta para su tratamiento el convenio por el cual la comuna se hace con la parte principal del ex molino Werner a cambio de un cuarto de manzana inundable donde se erigía la ex escuela 92 (en Primero de Mayo y Stieben) para la Caja de Profesionales, propietaria de aquel inmueble.
El mensaje del Departamento Ejecutivo ingresó el miércoles al cuerpo deliberativo y las autoridades comunales entienden que no habrá inconvenientes a la hora de su aprobación. En la sesión de anoche, los ediles le dieron ingreso y lo giraron a comisión para comenzar a estudiarlo.
“Esperemos que salga por unanimidad, esto va más allá de una gestión, es para toda la ciudad”, resaltó el secretario de Cultura municipal, Miguel García, en una conferencia de prensa realizada ayer.
Explicó que el trueque contempla el edificio “emblemático” de la planta industrial “libre de cargo”, comprendiendo la manzana entre las calles Centeno y Cervantes. “El chalet quedaría para un segundo acuerdo, aunque sí lo podemos utilizar”, aclaró el funcionario municipal.

Trabajos inmediatos.
Apenas se sancione el convenio, comenzarán los trabajos de limpieza y de iluminación del predio, para lo que se contará con el apoyo del Ejército Argentino. Ya comenzaron a analizarse los aspectos estructurales de los edificios y cómo se irán readecuando en términos funcionales para el establecimiento de un Centro Cultural y de un mercado concentrador de producción local y regional.
“Las cáscaras de las paredes están buenas, lo que pasa es que las vamos a coser, porque lo que importa es la seguridad de la gente; hay ladrillos sueltos en la parte del techo, que se ha destruido por el fuego. Los vamos a reencadenar sobre todo en los cinco pisos de una estructura de metal que se deterioró con el fuego, le pondremos vidrio alrededor para mantener la relación entre lo de afuera y lo de adentro”.
La imagen de los edificios se mantendrá como una forma de resguardar el valor histórico y arquitectónico.

Mercado municipal.
Una vez resuelta la faz legal y de escrituras, la intención es adaptar las instalaciones del mercado municipal, para lo cual se trabaja con el Ministerio de Agricultura del gobierno central. Luego, se harán las tareas convenidas con el Instituto Nacional de Teatro, que comprometió cuatro millones de pesos, para una sala de cine, teatro y circo.
Desarrollo Social de Nación también dará su apoyo en caso de que la comuna incorpore cooperativas de trabajo de desocupados para las tareas de construcción. Enviará los materiales para la restauración.
Otra instancia que se persigue es que en el lugar se establezca un Polo Tecnológico, que se gestiona ante el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación.
García aclaró que la Caja de Profesionales, una vez desarrollado el centro, podría acometer la construcción de torres de departamento. Por lo pronto, los terrenos aledaños a la planta industrial serán “prestados” para estacionamiento.

Interés de Nación.
Mauricio Márquez, director de Desarrollo Económico de la comuna, destacó el interés que despertó en Agricultura de la Nación la inquietud del intendente Luis Larrañaga de instalar en el ex molino un mercado municipal. “Va a financiar parte de la obra y estamos trabajando para presentar el proyecto definitivo”.
La idea es que el mercado sea gestionado por la municipalidad y los productores locales y regionales de alimentos, que estará en funciones de lunes a sábados y no tiene vinculación alguna con una sucursal del Mercado Central de Buenos Aires.

Respetarán la fachada histórica.
La refuncionalización del ex molino Werner se hará respetando la fachada histórica del edificio, y en gran medida sus tabicaciones y espacios internos. La intención es conservarlo como Patrimonio Arquitectónico Industrial de La Pampa y de Santa Rosa.
En la primera etapa se estima un gasto de poco más de cuatro millones de pesos y la superficie total de las áreas a intervenir en la planta baja (los entrepisos de madera fueron consumidos por incendios) totalizan 5.130 metros cuadrados que se utilizarán para puestos del mercado (850 metros), salón de exposiciones (200), galería (250), cocina, bar, depósitos y baños (810), silos metálicos (250), áreas culturales (2.100) y administración (670).
La intención de las autoridades comunales es que el molino se convierta en un “eje articulador del espacio urbano” que posibilitará el crecimiento armónico de la ciudad. La apertura de la calle Centeno como peatonal se articulará con el Paseo Verde Turístico Recreativo y Cultural que ingresa desde la laguna y se dirige al centro de la ciudad.
Estos paseos en terrenos del ferrocarril y la continuación de Centeno descomprimirá los cruces con automóviles que ingresarán al estacionamiento en la calle Ayala.
Envuelto por el Edificio Principal, se propone la creación de un Patio Central o Patio de Ceremonias abierto que dé llegada a todos los espacios de uso. En el ala norte y los accesos desde 1º de Mayo se ubicará el Mercado Municipal.
En los espacios cercanos al paseo verde se ubicarán los espacios culturales, articuladas por galerías, café-bar, área de niños y los servicios.